De ‘2001: una odisea del espacio’ a ‘Transcedence’: diez ‘data centers’ de cine

No solo los arquitectos del presente imaginan los centros de datos del futuro como altísimos rascacielos que parecen sacados de ‘Star Trek’. Las propias películas de ciencia ficción también nos han mostrado en la gran pantalla futuristas diseños de estos bancos de datos donde se procesa la información de las compañías.

No han sido las únicas. Films de otros géneros también han mostrado, no siempre con acierto, gigantescos ‘data centers’ que contribuyen a crear una inquietante atmósfera en la trama. Hacemos un repaso por las instalaciones que has podido contemplar en el celuloide pero a las que probablemente no prestaste suficiente atención.

‘2001: una odisea del espacio’ (1968)

HAL 9000 quedará para siempre en el imaginario colectivo como el ordenador más malvado de la historia del cine. Se ha rumoreado incluso que su nombre no fue casual: cada una de las letras es la inmediatamente anterior en el abecedario a las que forman IBM, la compañía que fabricó el primer ordenador cantarín en 1961. La melodía era ‘Daisy bell’, la misma que entona HAL cuando el astronauta Dave Bowman desmonta y desconecta el cerebro de este superordenador internándose en su ‘data center’.

‘Hackers’ (1995)

Cuando Windows 95 llegaba a nuestras vidas, se estrenó este film que, pese a su fracaso en taquilla , se convirtió en una obra de culto para la comunidad ‘hacker’. Protagonizada por un joven perseguido por los servicios secretos estadounidenses tras tumbar los sistemas informáticos de más de 1.500 empresas, los ‘data centers’ de esta película han sido duramente criticados por su falta de realismo. Mientras que los reales siempre presentan un diseño y unos colores sobrios, en esta cinta emiten destelleantes luces e incluso desconcertantes rayos láser.

‘La trampa’ (1999)

Aunque en este film aprendimos que Catherine Zeta-Jones es tan flexible que sabe esquivar todos los rayos láser que se la pongan por delante, lo cierto es que había unos cuantos fallos de guion. Uno de ellos tiene lugar cuando los protagonistas llegan hasta los servidores de un banco para robar millones de dólares aprovechando el cambio de milenio. Desvían el dinero a su portátil sin tener que saltarse ningún método de cifrado para conectarse a los servidores y la alarma de seguridad se dispara cuando Zeta-Jones desconecta un cable de conexión de su ordenador en lugar de cuando lo conectó. Así que nos quedamos con la mejor escena de la cinta:

‘Matrix’ (1999)

Si en la vida real los centros de datos se ubican en los países nórdicos para favorecer su refrigeración e incluso se plantea instalarlos debajo del mar para contribuir al ahorro de energía, en este distópico film el problema energético se soluciona de otra forma. Son los seres humanos los que viven en una simulación virtual para alimentar a las máquinas. Sin duda alguna, la película de las hermanas Wachowski imaginó cómo serían los centros de datos más desoladores del mundo.

‘Ocean’s Eleven’ (2001)

El famoso film de Steven Soderbergh también mostraba el centro de datos de un casino de Las Vegas que la banda de ladrones, con George Clooney o Brad Pitt a la cabeza, pretende saquear. Hay que reconocer que estas instalaciones dan el pego al ser bastante similares a las que nos podríamos encontrar en la realidad. Pese a ello, los saqueadores consiguen hacerse con el control del sistema de videovigilancia de una forma demasiado sencilla.

‘TRON: legacy’ (2010)

La secuela de la famosa película de los años 80, una de las primeras en utilizar gráficos por ordenador, muestra de nuevo a un joven emprendiendo un peculiar viaje a un sofisticado universo cibernético. Como no podía ser de otra forma, el centro de datos del film también es futurista. Además, en lugar de estar dispuestos en filas, los armarios están separados de manera equidistante. ¿No emiten calor y por eso no respetan las reglas de distribución tradicionales de estos espacios o se trata de un error del film?

‘Iron Man 2’ (2012)

Los futuristas servidores que aparecen en la segunda cinta del superhéroe de Marvel tienen un dueño claro: Oracle. El gigante informático inundó con las letras rojas de su logo algunas secuencias del film. El fundador y CTO de la compañía, Larry Ellison, hizo un ‘cameo’. La empresa incluso asegura que Stark Industries utiliza la nube de Oracle para gestionar sus operaciones a nivel global y entrenar superhéroes en una original campaña de marketing:

‘Skyfall’ (2012)

Daniel Craig se ponía en la piel del agente 007 en este film que, a juicio de la compañía Compass Data Center, mostraba la mejor representación fílmica de un centro de datos de todas las cintas estrenadas aquel año. Y eso que esta futurista instalación, donde un malvado Javier Bardem campa a sus anchas, mostraba todos los cables al aire en lugar de protegidos en cajas.

‘El poder del dinero’ (2013)

El guaperas Liam Hemsworth no obtuvo precisamente buenas críticas con esta película en la que interpreta a un espía industrial. Aunque ni el guion ni las escenas en las que aparecen técnicas de reconocimiento biométrico eran creíbles, al menos el centro de datos sí parecía real.

‘Transcendence’ (2014)

Concluimos este repaso a los centros de datos de la gran pantalla con el más impresionante de todos los que hemos mencionado. Situado en el subsuelo tanto por razones de seguridad como para controlar las temperaturas, el centro de datos de ‘Transcendence’ recibe la energía de los paneles solares del exterior. Lo más peculiar es que está controlado por una mezcla de humano (Johnny Depp) e inteligencia artificial que atemoriza a los espectadores tanto como a los demás protagonistas de la cinta.