Leer correos y no perderse en el mapa: así ayuda la ropa inteligente a tus empleados

Hasta ahora, vestir con unas determinadas prendas era un requisito fundamental para desempeñar ciertos puestos de trabajo. Sin embargo, si la prenda lanzada por Levi’s en asociación con Google termina teniendo éxito, la relación entre el trabajo y la ropa utilizada por los empleados podría ir mucho más allá.

Su nombre es Levi’s Commuter y cuenta con la denominada tecnología Jacquard de Google. En realidad, no es otra cosa que una suerte de tejido inteligente diseñado por el gigante de Mountain View que permite conectar la prenda en cuestión (una chaqueta vaquera, en este caso) a un dispositivo móvil y controlar algunas aplicaciones al tocar la ropa y hacer ciertos movimientos sobre ella. Todo, por 350 dólares, algo menos de 300 euros al cambio actual.

Tal y como se puede apreciar en el vídeo, el proyecto de Levi’s y Google abre todo un abanico de posibilidades para los usuarios particulares y, en especial, para aquellos que trabajen a diario en la calle: repartidores, conductores, guardias de seguridad y otra infinidad de profesiones podrían verse beneficiadas por la llegada de este tejido inteligente.

Si bien la función más destacada de cuantas aparecen en la presentación llevada a cabo por Levi’s consiste en poder detener el reproductor de música del móvil o cambiar de canción solo con tocar la manga de la chaqueta, lo cierto es que hay herramientas de la Levi’s Commuter mucho más útiles para aquellos que estén trabajando.

Sin ir más lejos, la interactividad de la manga de esta chaqueta inteligente permite controlar la lectura de notificaciones recibidas en el móvil. Así, repartiendo paquetes en bicicleta o andando hasta el próximo destino, el empleado podría escuchar a través de los auriculares la notificación de un correo (o de cualquier otra aplicación) recibido en el móvil corporativo y, además, con el movimiento adecuado sobre la manga, decidir escuchar el contenido del correo o, por el contrario, evitar oír al completo la notificación.

A falta de una pantalla (el tejido inteligente no la incluye y, de hecho, la idea es poder llevar a cabo ciertas acciones en el smartphone sin tener que mirar nada), la gestión del correo puede ser limitada. Aun así, es útil en determinadas situaciones en las que un proceso de negocio impide estar al tanto de lo que sucede en el móvil corporativo cuando, a la vez, se está pendiente de las notificaciones recibidas de vital importancia.

Además, el propio anuncio de Levi’s deja entrever otros fines de su prenda inteligente. Gracias al tejido, los usuarios pueden solicitarle al móvil (a través de la chaqueta vaquera) indicaciones a Google Maps para llegar a su destino desde un punto fijado anteriormente (su casa o la oficina, por ejemplo). Sin lugar a dudas, una solución ideal para conductores y empleados que se dirijan en bicicleta o moto a visitar a un cliente o a repartir un paquete: pueden utilizar el móvil prescindiendo de él.

Un ‘wearable’ distinto

Con la llegada de la ropa inteligente podría afianzarse la tendencia del WYOD (Wear Your Own Device), ya que pronto los empleados podrían recurrir a este tipo de prendas para desempeñar sus funciones beneficiándose de las ventajas que ofrecen.

De hecho, la situación podría ir más allá y el uso de ropa inteligente podría ser una norma dentro de las propias compañías: si ya en ciertos trabajos se requiere del uso de una prenda oficial, cabe plantearse la posibilidad de que sean las propias empresas las que recurran a la ropa inteligente para sus empleados de cara a mejorar la productividad y acelerar ciertos procesos de negocio.

Además, a diferencia de los relojes inteligentes o de las poco exitosas gafas de realidad aumentada (como era el caso de las Google Glass), el uso de una chaqueta o de cualquier otra prenda inteligente resulta algo más útil. No en vano, no incluye una pantalla que pueda distraer al empleado en sus trayectos y, por si fuera poco, tiene una función básica como ropa que es.

En cuanto a la compatibilidad con móviles y aplicaciones, el proyecto de Levi’s no deja a nadie de lado: funciona tanto con Android como con iPhone. No obstante, teniendo en cuenta que se trata de un producto desarrollado en colaboración con Google, cabe esperar que la integración de las aplicaciones de los de Mountain View con la chaqueta roce la perfección.

No obstante, eso no quiere decir que el futuro de las prendas inteligentes pase por recurrir a un número limitado y concreto de aplicaciones creadas por un gigante de la tecnología. De hecho, a día de hoy ya son muchas las compañías que desarrollan su propio tejido inteligente con muy diversas funciones (la mayoría de ellas, relacionadas con el deporte).

Así, aunque las empresas no desarrollen una prenda inteligente específica para sus empleados, sí que puede darse el caso del desarrollo de aplicaciones corporativas concretas adaptadas a la perfección a las posibilidades que ofrezcan los primeros tejidos inteligentes, como el Jacquard de Google.

En definitiva, ya sea con una aplicación corporativa propia o recurriendo a herramientas útiles en las empresas como las que crea Google, lo cierto es que la ropa inteligente ya es una realidad que permite acelerar ciertos procesos corporativos para aquellos empleados que andan moviéndose de un lado para otro durante su jornada.

El equipo de NTS.

Las imágenes de este artículo son propiedad de Google y Levi’s.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.