Salesforce va a por el récord: quiere ser la empresa de los 60.000 millones en 2034

Sea cual sea el tamaño de una empresa, la innovación y el crecimiento siempre deberían estar en su horizonte. Buena muestra de ello es la filosofía que parece marcar el rumbo de Salesforce: el gigante estadounidense de servicios corporativos, popular por sus herramientas basadas en el cloud computing, se ha marcado un ambicioso objetivo. Tal y como se ha podido saber a través de una presentación a un grupo de analistas, Salesforce espera alcanzar unos ingresos de 60.000 millones de dólares (algo más de 50.000 millones de euros al cambio actual) en el año 2034.

A priori, la meta desvelada por el CTO de la compañía podría parecer descabellada. No en vano, aún quedan 17 años para llegar a la fecha marcada en el calendario por Salesforce. Además, en la propia presentación filtrada, se observa que el gigante tecnológico espera alcanzar los 10.000 millones de dólares de ingresos en este 2018 (más de 8.000 millones de euros). ¿Será posible multiplicar esa cifra por seis en menos de dos décadas?

Lo cierto es que hay indicios de ello. El propio CEO de Salesforce, Marc Benioff, explicaba que llegar a esos 10.000 millones de dólares de ingresos supondrá “el crecimiento más rápido de las cinco empresas de software más importantes”. Además, desde la compañía parecen tener clara cuál es la progresión a seguir.

En diez años (de 1999 a 2009) alcanzaron los primero 1.000 millones; en nueve (2009–2018), los primeros 10.000 millones y, antes de alcanzar los sesenta mil millones, planean dos pasos intermedios. En los siguientes cuatro años (de 2018 a 2022), Salesforce habrá de lograr alcanzar los 20.000 millones de dólares de ingresos (cerca de 17.000 millones de euros a día de hoy) y en los seis años posteriores (2022–2028), el objetivo pasaría por llegar a los 40.000 millones (más de 33.000 millones de euros).

Para poner en contexto las expectativas económicas de Salesforce, qué mejor que compararlas con las cifras alcanzadas por otras empresas del sector. Oracle, sin ir más lejos, pasó de los 14.000 millones de dólares (casi 12.000 millones de euros) en ingresos en 2006 a superar los 37.000 millones de dólares (unos 30.000 millones de euros al cambio actual) una década más tarde, por lo que casi triplicó la cifra.

Microsoft, por su parte, también ha logrado crecer en ingresos a lo largo de la última década: ha pasado de los 58.000 millones de dólares (más de 48.000 millones de euros) a superar los 94.000 millones de dólares (cerca de 80.000 millones de euros). Si bien el crecimiento no supuso duplicar los ingresos, sí es cierto que la cifra de ingresos actual es muy superior a la que espera alcanzar Salesforce dentro de 17 años. En definitiva, lo planteado por los de Benioff no es ninguna locura: el reto pasa por hacerlo a la velocidad que se han marcado como objetivo.

¿Cómo lo hará?

La dificultad para conseguir esa ambiciosa meta es doble. Por una parte, Salesforce deberá mantener el liderazgo en su sector durante prácticamente dos décadas más, algo realmente complicado en un ámbito que cambia a un ritmo vertiginoso. Pero no basta con eso, ya que la compañía tiene que crecer sin parar. Para ello, deberá seguir centrada en hacer lo que ha hecho hasta la fecha: no ceñirse a proteger su cuota de mercado, sino ir más allá y continuar innovando.

Hasta ahora, Salesforce ha seguido dos vías. Por un lado, ha desarrollado herramientas basadas en nuevas tecnologías para añadirlas a sus servicios habituales. Al mismo tiempo, ha seguido una política de adquisiciones que le ha permitido incorporar a profesionales con la experiencia necesaria en sectores recién nacidos. De hecho, solo en 2016, Salesforce hizo una decena de compras por un valor total de 5.000 millones de dólares (algo más de 4.000 millones de euros).

Al fin y al cabo, pocos podrían predecir a finales de los años 90 que tecnologías por entonces futuristas como la inteligencia artificial podrían ser realmente útiles en el ámbito corporativo. Salesforce ha sabido ir más allá para incluir también el IoT (internet of things) a sus servicios, basados a día de hoy principalmente en el cloud computing.

En definitiva, evolución e innovación constante que han llevado a la empresa desarrolladora de CRM a conjugar las más flamantes tecnologías y ponerlas a disposición de empresas de todo tipo y tamaño.

Es precisamente así como el gigante ha logrado ascender hasta la novena posición en el ranking elaborado por la consultora PwC para clasificar a las cien compañías de software líderes. La lista la encabeza Microsoft, seguida de Oracle e IBM. Parece que Salesforce, siguiendo esa receta basada en la innovación, planea seguir ascendiendo en esa clasificación.

Además, podrá presumir de ser la empresa de software que más rápido ha alcanzado esos ansiados 10.000 millones de dólares. Pero semejante récord parece no ser suficiente para la compañía y van a por más: un liderazgo que se prolongue décadas con un crecimiento imparable basado en la innovación.

Mientras tanto, toda aquella organización que decida apostar por las soluciones en la nube de Salesforce tiene en el equipo de NTS a un aliado: somos especialistas en la implantación y el desarrollo de soluciones Salesforce.

El equipo de NTS.

Imagen de Wikimedia Commons.