¿Podría un ‘chatbot’ que marea a los scammers hacer algo por tu empresa?

La utilidad de los chatbots para las empresas ha alcanzado cotas inimaginables y, hasta cierto punto, delirantes. Hasta ahora se había contemplado la posibilidad de recurrir a la inteligencia artificial para retener a los clientes que potencialmente iban a dejar de serlo, ampliar el canal de ventas o incluso diseñar el sistema operativo corporativo del futuro. Sin embargo, Re:Scam plantea todo un mundo de nuevas posibilidades.

Este chatbot, creado por la organización sin ánimo de lucro neozelandesa Netsafe, tiene como objetivo responder a los correos que forman parte de campañas de phishing cuyo objetivo es hacerse con datos personales o de nuestra empresa. Así, basta ordenarle a Re:Scam que responda (educadamente, eso sí) al correo con el que alguien trata de engañarnos para que inicie una conversación llena de rodeos que solo hará perder el tiempo al ciberdelincuente. El estafador, estafado por un chatbot.

“¿Te refieres a tus días hábiles o nuestros días hábiles? ¿En qué zona horaria se encuentra?”. “El tiempo es dinero, dicen. ¿Eso convierte a los cajeros automáticos en máquinas del tiempo?”. Con vaguedades, reflexiones y preguntas tan profundas como estas, el chatbot es capaz de desarrollar distintas personalidades y entretiene al estafador hasta que este se da cuenta del engaño y abandona su intento de hacerse con nuestros datos. Mientras tanto, Re:Scam aprende en sus conversaciones con los estafadores su vocabulario y cuestiones propias del funcionamiento del phishing.

¿Algún director de IT se atrevería a implantar un chatbot así en su empresa? Sin duda, podría tener utilidad en ciertas situaciones y, en cualquier caso, daría lugar a situaciones llenas de humor en ocasiones.

Sin ir más lejos, un chatbot como Re:Scam podría ser útil para disuadir a los trolls que, de cuando en cuando, deciden entretener a los responsables de las redes sociales corporativas. ¿Preguntas que buscan manchar la imagen de la empresa? ¿Chistes y dobles sentidos? Entrenada para ello, la inteligencia artificial podría darle conversación a los trolls hasta conseguir que ellos mismos se aburran.

Si estos chatbots se crean para entretener a estafadores y trolls, parece obvio pensar que no son la mejor herramienta para atender debidamente a clientes y proveedores. Pero siempre podría encontrarse la excepción adecuada, esa que, en el día a día de la empresa, termina entorpeciendo procesos de negocio y haciendo perder tiempo a algunos de los empleados de la compañía.

¿Quién no desearía contar con una inteligencia artificial que se encargase de responder a ese insistente proveedor que escribe correos varias veces al día para ofrecernos un nuevo servicio o actualizar un pedido que no necesitamos? Bastaría con que el chatbot diera unas cuantas respuestas poco concretas al estilo Re:Scam para marear la perdiz y lograr así acabar con esos correos que, a día de hoy, hacen que algún empleado invierta varios minutos de su jornada laboral respondiendo una y otra vez.

Además, con el tacto y la educación necesarios, uno de estos chatbots también podría ser útiles a la hora de tratar con algunos perfiles de clientes. Por ejemplo, la inteligencia artificial podría encargarse de entretener al clásico usuario que hace consultas retorcidas intentando pillar a la empresa en un error. Sin duda, un chatbot para marear la perdiz podría convertirse en su peor pesadilla.

Y si los proveedores hacen perder algo de tiempo respondiendo correos, algo similar sucede con cierto tipo de clientes que reiteran una y otra vez las mismas preguntas con tal de utilizar el servicio de atención al cliente. Un chatbot que les dé conversación sería tan disparatado como útil. Al menos, para aquellos empleados que deben responder este tipo de consultas.

Bromas aparte, lo cierto es que la tecnología de los chatbots facilita un sinfín de procesos a las compañías de todo el mundo. De hecho, el objetivo de Re:Scam no solo es entretener a los estafadores y lograr que desistan, sino concienciar a los internautas de que lo mejor es no responder correos cuando parezcan poco fiables. En pocos días, el chatbot ha respondido cerca de 30.000 correos que habían sido enviados con no muy buenas intenciones.

Ahora, son los departamentos de tecnología los que deben trabajar desarrollando y diseñando bots que puedan ser útiles para sus procesos de negocio, tanto los externos como los internos. Si bien no tendrán que ser tan irónicos como los de los casos que hemos planteado anteriormente, sí es cierto que la inteligencia artificial está alcanzando un grado de desarrollo tal que parece complicado imaginar un proceso que no pueda ser acelerado gracias a esta tecnología.

De hecho, todas aquellas empresas que estén planteando abrazar la inteligencia artificial para sus procesos tienen diversas opciones para hacerlo. En NTS somos expertos en chatbots y todos aquellos que quieran saber más al respecto pueden descargarse nuestro informe sobre chatbots aquí.

El equipo de NTS.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.