Asperger y relaciones amorosas

Hay mucha información hoy día sobre el síndrome de Asperger. Sin embargo, la mayor parte de esta información trata edades tempranas, ya que es cuando debe diagnosticarse el síndrome para garantizar un desarrollo adecuado de los diversos aspectos sociales y comportamentales. Sin embargo, estaba escribiendo un artículo sobre el fracaso escolar y me dije: ¿y qué pasa con los adultos? Es cierto que supuestamente ya han avanzado como para poder abarcar un mayor número de situaciones, pero las relaciones amorosas son algo complejo, y requieren de unas habilidades de empatía y compresión lo suficientemente maduras como para garantizar el éxito de las mismas o, al menos, la convivencia como pareja.

En primer lugar voy a decir algo que es, para mi, lo más importante de este nuevo artículo: Las personas con síndrome de Asperger si que podemos tener una relación amorosa cómoda, adecuada y, por supuesto, feliz.

Nuestras capacidades de empatía suelen ser bastante escasas, y eso nos dificulta el simple hecho de poder manifestar nuestras emociones. El contacto ocular también nos es complejo, y por ello puede ser difícil identificar lo que sentimos por la gente que compone nuestros círculos más cercamos, ya que no enfocamos nuestra mirada directamente a los ojos del interlocutor. Lo que hay que saber aquí es que no mirar no implica que no seamos capaces de sentir, y que no demos un abrazo no significa que queramos a la otra persona. Si estás manteniendo una relación con una persona con Asperger y quieres un abrazo suyo, pídeselo, ya que probablemente no pueda hacer inferencias mentales y, por tanto, no podrá saberlo.

Me gustaría, queridos Sappiens, que recordarais siempre una frase si mantenéis cualquier tipo de relación con una persona con SA, y es la siguiente: Haced explícito aquello que, por naturaleza propia, resulta implícito. Es muy sencillo de entender, pues lo que está implícito sencillamente escapa a nuestra percepción, motivo por el cual a veces somos prácticamente incomprensibles. Pero para nosotros, los incomprensibles sois vosotros. Es un círculo vicioso que realmente no soluciona nada.

Haced explícito aquello que, por naturaleza propia, resulta implícito.

Por otro lado, cabe decir que solemos ser bastante inflexibles con determinados aspectos de nuestra vida, entre los que se encuentra el horario, y por ello no nos gustan los cambios de última hora. Esto puede ser un problema ya que hay cosas que no pueden predecirse. Si es algo que sí que puedes anticipar, entonces avisa con antelación. Créeme si te digo que eso puede solucionar muchísimas cosas.

Uno de los puntos tal vez más curiosos de todos, es que nosotros cometemos muchos errores sociales. Si tu pareja sabe que lo ha hecho de manera errónea, se sentirá mal En ese momento, sencillamente déjalo/a y evita cualquier tipo de sermón. Eso nos haría sentir mucho peor y créeme si te digo que el estrés tras un error que dañe a otra persona es algo que nos cuesta soportar.

Otra cosa importante: Nosotros no hacemos las cosas para dañarte. Recuerdo muchas experiencias de mis relaciones pasadas. Una pareja me preguntó una vez que cómo me caían sus padres, y yo solo pude decir que francamente mal. Probablemente podía haber mentido de manera piadosa, pero no lo vi ni lo veo necesario, ya que eso implicaría mentir, y nosotros no procesamos la mentira del mismo modo. ¿El lado bueno de esto? la fidelidad suele estar garantizada. Si te acercas bien, podrás conocer a tu pareja de manera totalmente pura.

Al final es una experiencia. El amor que podemos dar es incalculable, solo que lo hacemos a nuestra manera. Mientras podamos comprendernos, todo irá bien,, al fin y al cabo, todas las parejas tienen problemas, ¿verdad?

Me baso en mi experiencia, y es que yo si he mantenido relaciones amorosas felices. Por tanto, acabamos de destruir uno de los mitos más absurdos de este trastorno generalizado del desarrollo, aquel que dice que no somos capaces de sentir. Queridos lectores, no somos piedras ni seres estáticos incapaces de tener una conexión con otras personas, sino que nuestro modo de manifestar esa conexión es diferente, y desgraciadamente aquello que es diferente no suele considerarse bueno, cuando en realidad puede ser, en toda su esencia, algo maravilloso.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.