Cómo escoger el mejor armario de vino para nuestro restaurante

Todo buen restaurante cuenta con unos magníficos armarios para vino bien visibles. Se trata de auténticos expositores (a menudo, refrigerados) que, como si de auténticas vitrinas de trofeo se tratasen decoran las amplias paredes y largos pasillos que nos dirigen hacia nuestras mesas. Un distintivo que activa toda la maquinaria de la hostelería en cualquier bar o restaurante para decirnos que nuestra experiencia en ese lugar será, cuanto mínimo, sensorial.

Y con sensorial nos referimos a que si no tenemos la suerte de degustar cualquiera de esos majestuosos brebajes, podremos deleitarnos mirando su espectacular packaging y líneas de envasado. Porque las botellas que llenan los armarios para vino de los restaurantes, se han convertido en auténticas obras de arte, con nombre y apellido propio.

Opciones de conservación y el almacenaje del vino en un restaurante

Si bien los armarios para vino nos aportan un plus de nivel estilístico al restaurante, citarlos en la carta será imprescindible para sumar puntos en la calidad de nuestros productos ofertados. Después de asegurarnos que contamos con las condiciones de ubicación y temperatura óptimas, podremos elegir entre dos opciones:

  • Bodega tradicional: su evidente atractivo atraerá a clientes curiosos y sabedores del buen vino. En efecto, disponer de este espacio exclusivo para la conservación del vino funciona como reclamo, ya que invitar a los clientes a adentrarse en su interior, es una buena estrategia de fidelización.
  • Vinotecas pequeñas: si por el contrario nuestro espacio de almacenamiento es más limitado, contar con neveras o armarios para vino con otras capacidades también es una buena opción. En primer lugar, porque las botellas son visibles desde el primer momento y el cliente podrá observar la calidad de las marcas que contiene incluso mientras espera su mesa.

Ventajas de los armarios para vino

Ambas opciones cuentan con un mantenimiento óptimo del vino, no obstante, los armarios para vino climatizados nos permiten tener más opciones de vino (desde blancos hasta crianzas), ya que han sido fabricadas para alejar la oxidación que provoca la humedad en exceso y el contacto con el aire acondicionado del local.

En esta línea, la tecnología termoeléctrica que forma los armarios para vino nos permite mantener la calidad del vino, por un mayor tiempo y lo más importante, ocupando el mínimo espacio imprescindible.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.