Exportación del vino español: actualidad y futuro

La digitalización del entorno vinícola está obligando a muchas empresas a redefinir su negocio desde un punto de vista digital. Abrir fronteras y saltar a otros países es el futuro del vino. Y es que las redes sociales y la digitalización del mercado son factores imprescindibles para incrementar las ventas y exportaciones de vino, tanto nacionales como internacionales.

Porque ahora lo que demandan los clientes es precio, amplitud de productos y velocidad en la entrega. Es decir, mejorar la cercanía entre la marca y el consumidor a través del smartphone y la confianza asociada a las redes sociales.

Los armarios para vino de todo el mundo contienen botellas españolas

La digitalización del consumidor, sumado a la crisis en este país a partir de 2007, que no ha tenido piedad con ningún sector (y menos con el del vino, donde muchos de sus consumidores redujeron su consumo, dentro y fuera de casa), ha obligado al sector a buscar nuevos mercados para aumentar las exportaciones mundiales de vino.

La decisión tomada en su día ha dado sus frutos en el sector del vino, ya que España consiguió en 2015 el récord en exportaciones mundiales en cuanto a hectolitros vendidos, superando a Italia y Francia.

España es líder en venta de vino y esto ha ayudado a que culturalmente los españoles también hayan adquirido cultura vinícola y tengan mayores conocimientos para la conservación y envejecimiento de las botellas de vino.

No es de extrañar, entonces, que en España cada vez más bares y restaurantes, así como particulares, se hayan apuntado a adquirir armarios para vino con el objetivo de mantener un buen estado de conservación de las botellas de vino.

No obstante, dado que el precio del vino es menor, España con unas ventas cercanas a los 2.640 millones de euros, se sitúa muy lejos de los más de 8.000 millones de Francia o los más de 5.000 de Italia. La razón: el precio medio de venta español es de solo 1,10 euros por litro, un 2,9% menos que en 2014.

Impulsar el consumo nacional de vino

Así, el sector en España se plantea cómo afrontar esta posición de liderazgo en ventas sin que se resienta el mercado. Y poder llegar, de nuevo, a llenar de vino todos los armarios del mundo. La solución, según los expertos, es impulsar el consumo nacional por parte de productores, distribuidores, restauradores y prensa. A esto, habrá que sumar conseguir reforzar la imagen del vino español en el exterior.

Y es que durante la época de bonanza salieron vinos de alta calidad que ayudaron a demostrar que en España se hacen tan grandes vinos, con caldos de igual calidad que en Francia o Italia, pero a precios más módicos.

Y fue precisamente durante esta misma época, que España se convirtió en el mayor productor de vino ecológico de Europa, con una referente superficie vitícola de más de 81.000 hectáreas certificadas.