Palabras en papel

Una carta anónima

Últimamente he pensado en escribirte una carta, a lápiz y llena de verdadero romance, una de esas cartas que ya nadie usa.
Una carta que te recuerde que estás viva y que solo por ese diario regalo merecer lo mejor. ¿Qué pensarías si te dijera que hace un tiempo me enamoré de ti?, ¿Qué pensarías si te dijera que me toma trabajo no pensarte?, ¿Qué pensarías si te digo que veo tu foto y sonrío, me calmo, así como si estuviese viendo lo más lindo de ésta vida, y, de alguna u otra manera yo lo supiera? Me pregunto, ¿Puedes imaginar tal amor, tal verdadera pasión, y más aún, podrás corresponderla?.

No puedo escribir una mentira, las palabras son finitas pero aquello que demuestran, aquellos sentimientos plasmados en ellas y que cuando se leen lo irradian como el sol sus rayos al amanecer son infinitos y yo no pienso limitarlos.
Quiero que imagines lo más hermoso mientras lees, que ésta carta logre el cometido por el cual está siendo escrita y es devolverte a la vida, hacerte ver que aún hay cosas lindas por las cuales vivir y no se puede vivir a medias, no se puede vivir aferrado a un recuerdo de una persona que ya no está entre nosotros. Lo más recomendable a hacer en estos casos es guardar lo mejor de ellos en la más segura de nuestras bóvedas, y es ésta nuestro corazón y seguir adelante. Perdona en serio la dureza de éstas palabras camufladas de alguna manera para evitar tal dolor pero créeme que sé lo que es perder a un ser amado, lo que se siente ahogarse, sentirse impotente, quedarse sentado mirando al pasillo, viendo personas que corren de un lado a otro, hablan, gritan, llaman, una persona te habla al oído y estás como fuera de sí, fuera de éste mundo. Créeme que por primera vez no sabía que hacer, y no sentía nada más que ahogarme en el permanente recuerdo de ella, hasta que alguien tuvo la desfachatez de decirme en la cara: «Debes continuar con tú vida, debes seguir adelante».

Ha pasado un buen tiempo desde que te vi, y siento que eso fue amor a primera vista, nunca había visto a alguien tan hermoso y puro como tú, pero algo pasaba, irradiabas una tristeza, lo pude notar ya que habías ensayado esa cara y esa sonrisa al igual que yo lo hice, solo que aún no lo has dejado atrás. Tuve el valor un tiempo después de solicitar tu amistad diciendo un fragmento de algo lindo, de algo de lo que por ti siento. Para sorpresa aceptaste, solo que hablar contigo es más difícil que concretar una cita con el Presidente de turno.

Yo soy esto que tú ves, un manojo de palabras, cada una expresando un sentimiento diferente, nada efímero, ya la vida lo es para continuar ese camino… No soy el mejor partido y aunque lo fuera tampoco le haría mención, si así fuese, ¿Cuál sería la diversión, el misterio, la incertidumbre de querer conocerme?
Yo no veo las cosas como las demás personas, tampoco las siento así, a veces me siento solo, pero fue en la soledad que sé o supe quien soy, fue ahí donde me di cuenta que debía continuar, muchos no entenderán porqué, cómo, pero llegará un día en el cual sientas la necesidad de una compañía, de alguien que veas que sí te conoce y logra saber en sí quien tu eres, pues te amará tanto como yo a ti.

Quizás al no haberme visto si éstas palabras llegan a ti, pensarás que solo soy habilidoso con las mismas y por ende una persona que manipula y logra su cometido, el cual sería tenerte a ti, pero, ¿Qué certeza tienes de que justo lo que piensas al leer esto es verdad? Te amo es cierto pero, ¿Puede una palabra cambiarlo todo, puedes sentir el gran sentimiento que trato fluya al escribir todo esto o solo lo ves como un acto desesperado de una persona desesperada plasmando sus sentimientos en papel, en un papel que quizás nunca te llegue, un papel del que quizás nunca llegues a saber?

Te extraño, te añoro, pero más aún me gusta pensar que estás bien y que alguna vez encontrarás de nuevo el camino que perdiste un día, vuelvas a sonreír sin motivo, vuelvas a ser tú. Mientras que yo, quizás pierda el derecho a ver tu foto, hablarte, poder llegar a conocerte, y todo por plasmar, unas palabras en papel.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alberto Sáez’s story.