El inquilino #18 | Juan Antonio Castillo escribe a Maribel Quiñones | Radio Córdoba.

Hola Maribel,
Te vi anoche, magnífica. Es fácil ser valiente cuando se tienen las cosas claras. A pesar de que las luces eran regulares y a la bola le faltaba algo de brillo, hiciste de una noche menos, una noche más. Si fueras extranjera serías una diosa. Aquí, eso solo, de culto. En este caso, no tendría el sentido, el quejido, el vuelo. Cuanta sabiduría debajo de un traje magnífico; brillaba la pedrería pero más brillaban nuestros corazones esclavos de tu amor. Con dos cojones. El futuro es mujer y tiene tu nombre. Pasarán los guitarrazos y el caos y quedará la belleza. Permanecerás en el lugar que nadie te ha regalado, que es tuyo por derecho. Yo, que me paso el día rezando al dios de las canciones con desigual resultado, anoche encontré la sangre del sur en un teatro que parecía un avión e iba tan lejos que me confundí tratando de saber si era la postguerra o el futuro. ¡Qué importa! Anoche fue tan bonito que le dio sentido a mi lucha. De mayor quisiera ser como tú: más grande, más hermoso, más caliente. Sigue así y acuna las almas perdidas de los que pensaron que había que apostar por lo que no se tenía.

Tu fan, Juan Antonio Canta.
Madrid, a 21 de noviembre de 1996.

Patuchas, el hombre de los mil limones.
Asbel Esteve, 2o14.

En la vida se dan muchas peleas,
algunas las pierdes y otras las ganas.
Pero, ¿qué pasa cuando se pierden las ganas?

Concierto de Boca Seniors en Level, Córdoba, 1996.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.