Desafíos de la Democracia en la Era Digital

La Intersección de la Libertad de Expresión, la Verdad y la Política en un Mundo Conectado

Juan Álvarez
El Intersubjetivista
6 min readJun 11, 2024

--

Imagen: Juan Álvarez

La intersección entre la libertad de expresión, la democracia, la verdad y la política es uno de los grandes retos de nuestra era digital. Estos temas nos hacen pensar sobre las bases de nuestro sistema democrático y la manera en que nos comunicamos hoy en día.

La diversidad de voces es esencial para la democracia. Sin embargo, surge la pregunta de si es bueno dar voz a todos, especialmente cuando la desinformación está por todas partes. ¿Cómo podemos escuchar todas las opiniones sin difundir mensajes falsos o dañinos para la sociedad? Esto nos lleva a reconsiderar cómo manejamos la información y cómo enseñamos a las personas a distinguir entre lo verdadero y lo falso.

Los desafíos de la comunicación moderna son claros. Las pantallas y las redes sociales han cambiado nuestra forma de comunicarnos, creando barreras que dificultan tener conversaciones profundas y significativas. La inmediatez y la brevedad dominan nuestros intercambios, lo que nos hace preguntarnos cómo podemos recuperar la profundidad y calidad en nuestras interacciones humanas. ¿Cómo podemos fomentar un diálogo genuino y respetuoso en un mundo cada vez más digital?

La desinformación y la polarización política son problemas serios en nuestras sociedades. Las noticias falsas y la manipulación de información han aumentado las divisiones y hacen difícil llegar a acuerdos basados en hechos objetivos. Buscar la verdad se convierte en una tarea esencial para mantener la integridad de nuestras instituciones democráticas y fomentar un debate público informado y transparente.

La Erosión de la Credibilidad en las Instituciones Públicas

Un factor invisible para la mayoría es el marketing político, siempre en busca de impactar, frecuentemente apela a los valores ciudadanos fundamentales, tocando puntos clave como la seguridad, la integridad de los líderes, el bienestar social, y las perspectivas futuras. Sin embargo, este enfoque, si no se maneja con responsabilidad, puede erosionar la credibilidad en las instituciones públicas.

La seguridad es un tema primordial en el marketing político. Los mensajes sobre el crimen, el terrorismo y la destrucción ambiental buscan generar una respuesta emocional fuerte, asegurando al electorado que su integridad y la de su propiedad privada serán protegidas. De igual forma, se promueven o desestiman políticas para combatir el calentamiento global y la destrucción ambiental. Sin embargo, cuando estas promesas se utilizan para manipular el miedo de la población, la confianza en las instituciones encargadas de la seguridad y la protección ambiental se debilita.

Otro aspecto crítico es la seguridad laboral y financiera. Promesas de empleo estable, pensiones dignas, fondos de retiro sólidos y una educación de calidad son recurrentes en el discurso político. Estos temas tocan directamente las preocupaciones de los ciudadanos sobre su bienestar y futuro económico. Sin embargo, la repetida falta de cumplimiento de estas promesas puede llevar a una percepción de que las instituciones no son capaces de proveer una estabilidad económica real, erosionando la fe en el sistema político y económico.

La honorabilidad de los líderes y la dirección del estado también son temas frecuentemente explotados en el marketing político. Los políticos se presentan como líderes honorables y justos, capaces de guiar al estado por un camino correcto y justificable. Sin embargo, los escándalos de corrupción y las decisiones políticas cuestionables pueden socavar esta imagen, generando desconfianza en las figuras de autoridad y en las instituciones que representan.

El bienestar social, incluyendo un buen estándar de vida y servicios de salud asequibles, es otro pilar fundamental. Las campañas políticas prometen mejorar la calidad de vida y asegurar el acceso a servicios de salud de calidad. Cuando las políticas implementadas no reflejan estas promesas, o cuando los ciudadanos perciben que solo se hacen promesas vacías, la credibilidad en las instituciones de bienestar social y salud se ve gravemente afectada.

Finalmente, las perspectivas para las próximas generaciones, especialmente en términos de educación y empleo, son un tema recurrente. Las promesas de un futuro mejor para los jóvenes son una táctica común para ganar apoyo. Sin embargo, la falta de oportunidades reales y la percepción de un sistema educativo y laboral en declive pueden llevar a un sentimiento de desilusión y desconfianza en las instituciones encargadas de preparar y proteger el futuro de las nuevas generaciones.

El Impacto del Marketing Político en la Polarización y la División

El uso del marketing político para polarizar y dividir es una estrategia que socava profundamente la cohesión social y la confianza en las instituciones. Este modelo de credibilidad a través de la narrativa manipula conceptos clave como la internacionalidad, la espiritualidad, los derechos civiles, los miedos, los sueños y los valores universales, así como las realidades nacionales, regionales, locales, familiares, raciales y religiosas. En lugar de construir un sentido de comunidad y comprensión, esta táctica crea divisiones insalvables entre diferentes grupos de la sociedad.

Imagen: Diapositiva del taller de Marketing Político de Juan Álvarez

En el ámbito internacional, la narrativa puede ser manipulada para generar miedo y desconfianza hacia otras naciones o culturas, presentándolas como amenazas a la seguridad nacional. Esto alimenta la xenofobia y el nacionalismo extremo, erosionando la capacidad de cooperación internacional y la paz. Espiritualmente, los mensajes pueden dividir a las personas según sus creencias religiosas, creando enemistad y sospecha entre diferentes comunidades de fe.

A nivel nacional, regional y local, la estrategia de marketing político puede exacerbar las diferencias raciales y religiosas, creando un ambiente donde los ciudadanos se ven obligados a elegir bandos y ver al otro como el enemigo. Esta polarización se extiende a la narrativa aspiracional y de derechos civiles, donde los sueños y valores son manipulados para pintar una realidad donde solo un grupo puede ser el “héroe” mientras los otros son antagonistas.

La cotidianidad y la identificación con los valores familiares y comunitarios son igualmente explotados. Los políticos presentan historias que apelan a los miedos y sueños de las personas, utilizando narrativas particulares que dividen en lugar de unir. Por ejemplo, el énfasis en valores específicos de un grupo puede alienar a otros, reforzando la percepción de que sus necesidades y preocupaciones no son válidas o importantes.

Esta manipulación de miedos y sueños, valores y realidades, tanto a nivel universal como particular, compromete la credibilidad y la identificación con las instituciones públicas. En lugar de promover un entendimiento común y una base para la cooperación, estas tácticas de marketing político siembran desconfianza y desunión. Al dividir a la sociedad en pares opuestos, la narrativa política se convierte en un juego de “nosotros contra ellos”, donde la universalidad de los derechos humanos y la dignidad es sacrificada en el altar de la ganancia política inmediata.

Imagen: Diapositiva del taller de Marketing Político de Juan Álvarez

El uso del marketing político para polarizar y dividir a través de narrativas cuidadosamente construidas no solo erosiona la credibilidad en las instituciones públicas, sino que también desgarra el tejido social, convirtiendo la democracia en una arena de constante conflicto y desconfianza.

La Habilidad de Escuchar y Conceder

La habilidad de escuchar y conceder es vital en este contexto. Leer más, viajar y estar dispuestos a ceder en las conversaciones nos ayuda a ampliar nuestras perspectivas y a ser más empáticos con puntos de vista diferentes. Sin embargo, ¿cómo podemos fomentar esta actitud de apertura y diálogo en una sociedad cada vez más polarizada?

Reflexionar sobre la libertad de expresión, la democracia, la verdad y la política nos enfrenta a desafíos importantes de nuestro tiempo. Nos insta a buscar soluciones que promuevan un debate público saludable, basado en el respeto, la honestidad intelectual y la disposición a escuchar y aprender de los demás. Fortalecer nuestras instituciones democráticas y garantizar un espacio de diálogo inclusivo y constructivo es un desafío urgente que debemos enfrentar con determinación.

--

--

Juan Álvarez
El Intersubjetivista

Autor, filósofo y especialista en narrativa, creatividad, pensamiento disruptivo, y líder en servicios creativos. Story-Coach, guionista y marketer digital.