Tú decides el camino que quieres seguir.

Apología a una vida mediocre (no digas que no te lo advirtieron)

Hola, estás vivo, bien, bienvenido al mundo, toma asiento, porque aún no puedes caminar, te pasarás los próximos años tratando de interpretar un mundo psicodélico de colores, pero no pasa nada porque podrás ser tú mismo, y alguien te guiará en el camino, pero no te acostumbres a la ayuda porque tendrás que aprender a ir al baño solo.

Probablemente la cara que pusiste cuando te dijeron que tenías que ir al colegio.

Tiempo después…

irás a un edificio donde tendrás que aprender el abecedario y a multiplicar, (una forma limitada de expresarte), pero bueno quizás aún pienses que eres el centro del mundo y quizás te puedas aprovechar de eso por un tiempo, pero no por tanto porque empezarás a incomodar a los demás, así que tendrás que aprender algo que se llama “humildad”. ¿Lo entendiste? ¡BIEN! Ahora pasarás a otro edificio donde los exámenes y las asignaturas son un poco más intensas y te intentarán enseñar cosas como trigonometría, pero no te preguntes cómo vas a usar eso en la vida real, tan sólo memorízalo, vomítalo y olvídalo el segundo que entregas el examen al profesor.

¡Sí! es divertido formar parte del grupo.

Ahora es cuando empiezas a notar algunos cambios y sientes la urgencia de hacer cosas que tus compañeros hacen que en realidad nunca quisiste hacer, pero tendrás que jugar este juego por el resto de tu vida. Lo que en realidad querías era una conexión real con la gente, pero eso sólo lo podrás hacer con una o dos personas, con los demás tendrás que ocultarlo.

Bienvenido al mundo de las citas, un mundo de lenguaje corporal y sexo, algo que dictará tu vida, y estará presente en los anuncios, las películas y los libros, porque gente que se cree más inteligente que tú se ha dado cuenta que el sexo es algo que te mueve de manera inconsciente.

Sexo, sexo everywhere.

¿Ya? ¿Ya acabaste de escupir toda esa memorización? ¡Bien! Sigamos.

Ahora nos vamos a la universidad, la necesitas si quieres ganar mucho dinero, al menos eso es lo que te harán creer tus padres. Ignora a los miles de personas que dicen lo contrario y que probablemente sean más felices que tus viejos centinelas, pero sí, necesitas ganar mucho dinero, el dinero es muy importante porque te permite vivir, ¿y para qué vivir me preguntas?

¡Para ganar más dinero obviamente!

Mira, estás haciendo muchas preguntas, ya te las harás cuando estés a punto de morir y te des cuenta que has desperdiciado toda tu vida.

Por ahora, ¡entra ahí! que todo el mundo es feliz cuando es rico.

¡ELIGE UNA CARRERA!

Nada de humanidades o arte, no seas idiota, algo real como como derecho o ingeniería.

Te estoy hablando, ¿ya?

¿Ya acabaste de emborracharte y aprobar todas asignaturas con la mínima nota posible?

¡Felicidades! acabas de obtener tu ticket para la clase media. Ponte en cola.

¡BIEN!

Vámonos a la entrevista de trabajo, al mundo real según dicen, porque… ya sabes, toda tu vida no ha sido real hasta ahora.

Por favor, no traspases la línea.

Te harán preguntas del tipo: ¿Por qué escogiste estudiar esa carrera? O ¿crees que estás lo suficientemente preparado? A lo cual responderás: No tengo ni puta idea y no, no creo que esté lo suficientemente preparado, es más, siento que he salido de la universidad igual que como entré, salvo un poco más viejo, más alcohólico y con menos dinero.

No, es broma. Diles lo que quieren escuchar, que escogiste estudiar aquello porque te apasionaba, que pese a cualquier carencia en tu formación aprendes rápidamente, que estás muy motivado y que no tienes problemas con adaptarte. Todos felices.

Sé buen empleado, quédate allí por unos treinta años y harás buen dinero.

Aunque… el “sexo”, el sexo se está convirtiendo en algo bastante vacío y lo que realmente quieres es una conexión con el sexo opuesto o el mismo sexo si es lo que te va.

¡Dios! Pensabas que quitarle la ropa a alguien era difícil, trata de encontrar a alguien con quien realmente conectes, eso sí es difícil.

Pero seguro que ni siquiera sabes lo que es el amor.

Volviendo al tema, a esta edad, algunos de tus amigos empiezan a morir, pero tú no, tú sigues vivo, estás aquí sumergido en un pozo de mediocridad y tristeza, lo cual no debería ser tan malo porque si realmente lo sintieses, eso te daría la motivación para moverte hacia adelante, ¿pero sentir? ¿qué es sentir? Si tú nunca has sentido nada.

Tú corriendo sobre una piedra gigante (El planeta Tierra).

Una piedra gigante, tu casa

Así que aquí estás, en una simple piedra gigante que gira a mil seiscientos setenta kilómetros por hora en un espacio infinito, en un universo producto de trece mil millones de años de evolución, pero no, no, definitivamente que te sientas aburrido y como una mierda es mucho más importante.

¿Dijimos alguna vez que la tierra era el centro de universo?

No, tú eres el centro del universo, nadie más importa.

Y ya sabes no sólo te sientes triste, te sientas muy triste porque sabes que en realidad te deberías sentir feliz de estar rodeado de vida y muy agradecido por estar vivo.

Pero no es así.

Llevas ya unos cuantos años vivo, un amigo tuyo se está volviendo rico, otro se está casando y tú sigues aquí, solo y pobre.

No te importa lo que Alan Watts o Carl Jung digan, no te sientes asombroso, te sientes como una mierda, no quieres escuchar prosa elocuente sobre el universo tan sólo quieres algo de dinero para vivir de manera cómoda, quieres encontrar el amor o mejor saber qué es amor y quizás tener hijos aunque eso sería hipócrita.

Prueba libros. Existen un montón de tíos barbudos que te pueden explicar que es lo que estás haciendo aquí y como puedes ser feliz, pero muchos de ellos se contradicen y para ser sincero todo dependerá de ti, tú tendrás que decidir si crees en dios o no, si apoyas el aborto, si quieres comer carne o si la vida tiene un significado intrínseco, y sea lo que sea que decidas la gente se cagará en tu opinión y te dirán que eres un idiota.

Lo siento es un juego sin ganadores.

Así que aquí te encuentras, viejo, cansado, quizás con algo de dinero, quizás con tu propia casa, quizás con hijos, estás a dos pasos de la muerte y te detienes a pensar acerca de lo que podrías haber hecho y recuerdas a Jennifer cuando tenías 17 años, recuerdas que debiste haberle dicho te amo, pero en lugar de eso le dijiste: aquí hace frío, ¿por qué no vamos adentro? Ahora piensas en Jennifer y ella probablemente esté tan vieja como tú. ¡Mierda! No queda mucho tiempo.

Bueno supongo que lo haré todo diferente la próxima vez.

Oh, ¿no, no hay otra vez?

¿Eso, eso era todo? Mierda, debí haberlo sabido porque si hubiese sabido que esta era la única oportunidad que tenía para ser un hombre mono parlante que vive sobre una piedra que flota en el infinito y que vive en el mejor tiempo de toda la historia con teléfonos móviles, aviones, y con acceso a todo el conocimiento humano al alcance de mis putos dedos no me hubiese preocupado tanto por lo que la gente pensara de mí, o mejor, me hubiese decidido a hacer buen arte o buena ciencia o simplemente a no ser un idiota.

Oh dios, si lo hubiese sabido, aunque en realidad sí lo sabía, pero no quería pensar en ello.

Al carajo todo.

En este texto con un toque de sarcasmo e ironía espero haberte hecho reflexionar un poco.

Lo mismo en vídeo y con músiquita del viejo Beethoven

Si has llegado hasta aquí: ¡Gracias por leer! Si te gustó, dale clic al corazón de abajo. Eso ayuda a que otras personas puedan ver esta historia.