Team Novo Nordisk, inspiración sobre la bicicleta

David Lozano lidera el equipo al que llegó hace 6 años | Foto: ©Team Novo Nordisk

El deporte es una fuente inagotable que rega­la historias de victorias memorables y atletas irrepetibles que a través de su esfuerzo son capaces de desatar emociones desbordantes en los testigos de sus hazañas. Son personas diferentes, dotadas de una entrega física y arro­jo especiales que les hace llevar su cuerpo al límite. Todo para ganar. Para vencer barreras que parecían imposibles de alcanzar por un ser humano. Pero el deporte, rodeado de un aura divina, también proporciona relatos so­bre personas comunes, sujetas a los vaivenes de la suerte y el azar. Y es ahí, cuando golpea la adversidad, el momento en el que emergen los verdaderos héroes, capaces de revertir la fatalidad e inspirar a personas en todo el mun­do.

Cambiar el ciclismo de montaña por la bici­cleta de carretera no sencillo, y menos para competir en un equipo profesional. David Lo­zano lo hizo seis años atrás y hoy lidera el Team Novo Nordisk en Estados Unidos: “To­dos los cambios en la vida son complicados y requieren un período de adaptación. Lo que más me costó fue rodar en el pelotón, ya que en BTT siempre vas solo o en grupos reduci­dos”.

El cambio de disciplina ciclista, lejos de obedecer a un capricho eventual, formaba par­te un giro permanente que se había producido en su vida. Lozano empezó a competir en mountain bike cuando tenía 8 años. Con el paso del tiempo hizo de la bicicleta una prolongación de sí mismo, adaptándose a la montaña, mimetizán­dose con el paisaje, sobre la tierra y entre los árboles, como si fuese el lugar al que pertene­cía. Considerado el mejor ciclista de BTT en España, su sueño se cumplía a la misma ve­locidad vertiginosa con la que recorría los montes sobre su bicicleta. Pero justo ahí, en lo más alto, le sacudió la adversidad. Estando en gran forma, empezó a notar ma­lestar físico. Las piernas no respondían como antes y tras unos días de descanso, había per­dido la visión. Unas pruebas médicas revela­ron la causa: padecía diabetes de tipo 1.

Nueva vida, nueva modalidad

Conocía la diabetes. Su padre la padecía antes de que el propio David fuera diagnosticado: “Fue duro porque mi padre ya sufría de diabetes antes y la verdad que no tenía ni era el mejor ejemplo y mi madre fue la que lo sufrió más”. Así, sin equipo, queriendo volver a subirse sobre la bici, pero sin poder competir y pensando que quizá su carrera deportiva había terminado, Lozano no se rindió. Tras una llamada desde Estados Unidos, le llegó su oportunidad: “Mi excompañero de equipo, Javier Megías, me llamó cuando salió la noticia de que había debutado con diabetes. Más tarde tuve una reunión con el jefe”.

El jefe, Phil Southerland, había llegado en 2012 a un acuerdo con la empresa farmacéutica Novo Nordisk para crear un equipo ciclista que compite actualmente en la categoría Profesional Continental. Su objetivo, “inspirar, educar y empoderar a la gente afectada por diabetes”. Por ello, todos los corredores del Novo Nordisk padecen diabetes de tipo 1, una enfermedad que sin embargo no es óbice para que para que los 16 ciclistas puedan competir en algunas de las carreras mas prestigiosas de circuito internacional como la Milán — San Remo, el GP Miguel Induráin o el Tour de Abu Dhabi.

“(Phil Southerland) me invitó a probar con el equipo amateur con el cual estuve tres meses y ya me pasaron al equipo profesional”. En una car­ta pública que Lozano emitió tras ser diag­nosticado, declaraba no tomárselo como una enfermedad, sino como “una nueva forma de vida”. Y ese cambio llegó al formar parte de un grupo de compañeros en su misma situación: “Al principio era complicado el tema de la diabetes y el paso a la carretera. Al compartir una misma “enfermedad”, te dan conocimientos y ánimos que mucha gente no entiende y les estoy muy agradecido”.

La diabetes no es un impedimento

Porque para competir con diabetes el ciclis­ta necesita un profundo conocimiento de su propio cuerpo, de sus necesidades y de cómo administrarse sobre la bici. “El ciclismo es uno de los deportes más exigentes y a veces resul­ta complicado gestionar la diabetes cuando se compite al más alto nivel”, aduce Rafael Castol, médico del equipo. Pero más allá de la dificultad, los corredores del Novo Nor­disk transmiten a su paso por las carreteras de todo el mundo los valores inherentes al deporte como la superación, el esfuerzo y el compañerismo. “Queremos mostrar que nues­tros corredores tienen los mismos desafíos a los que se enfrenta cualquier persona con diabetes y que eso no debería impedirles que lleguen al nivel más alto”, concluye el doctor.

Y es que el mensaje que el Team Novo Nordisk es un equipo especial, que además de competir y resaltar los valores deportivos está comprometido con los valores humanos ayudando a que cada vez más gente con diabetes, como David Lozano, pueda seguir haciendo lo que más le gusta, subirse a la bicicleta como cuando era niño y volver a pedalear: “(el equipo) me ayudo en todo, la verdad, porque cuando me diagnosticaron la diabetes todas mis puertas se cerraron y no veía mucha continuidad a mi carrera y fue la oportunidad para poder seguir al cien por cien”.

A pesar de las dificultades, los deportistas son personas especiales porque para ellos no existen imposibles. Es ahí donde surgen los héroes que se niegan a aceptar un destino que parece preestablecido y se rebelan para lograr sus metas. Como muestra, David Lozano y el Team Novo Nordisk, que inspiran a gente de todo el mundo para que “no dejen de luchar por sus sueños, que no piensen que la diabetes es un impedimento. Simplemente se tiene que aprender a controlar y adelantarse a los acontecimientos. La prueba viviente es este equipo donde todos compiten con diabetes tipo 1 y corren con los mejores ciclistas del mundo en uno de los deportes más duros que existen”.