Charade // 1963

dir. Stanley Donen // cp. Stanley Donen Films

Durante unas vacaciones en un resort para esquiar en los Alpes, Reggie Lampert (Audrey Hepburn) le platica a su amiga Sylvie que está decidida a divorciarse de su marido Charles amén de que ya no sienten nada el uno por el otro, ella presiente que le ha estado ocultando algo muy importante y que le da miedo. Es en ese mismo resort donde conoce a Peter Joshua (Cary Grant) y con quien coquetea un poco, quedando de verse en París donde vive ella. Al llegar del viaje, Reggie encuentra su departamento vacío, y recibe una llamada de la Comisaría solicitando que vaya a reconocer el cadáver de su marido. Durante el funeral de Charles, llegan tres desconocidos acercándose al ataúd para verificar que esté efectivamente muerto. Aunado a esto tenemos a Peter quien le oculta su verdadera identidad. Combinando suspenso, romance y la acción propias de aquella época y juntando a diversas grandes estrellas como lo eran la misma Hepburn y Cary Grant quien a pesar de que le llevaba ya bastantes años (25 para ser exactos) en ningún momento se deja de sentir la química entre estos dos actores. Walter Matthau, James Coburn y George Kennedy completan el reparto como los misteriosos “amigos” de Charlie que al saberlo muerto — la escena del funeral es genial — no dejarán que Reggie se vaya con el secreto de Charlie sin saber siquiera si ella tiene información o no. Charade también contó con la participación musical de Henry Williams que forjó una amistad con Hepburn después de haber participado en Desayuno con Diamantes y comentó que había compuesto la música pensando en ella. Se ha dicho de esta película que es una de las grandes películas de Hitchcock sin ser dirigida por él y que Stanley Donen hizo un gran homenaje al maestro del suspenso. Nominada por mejor música para los Oscar, mejor actor y actriz en una película de comedia o musical en los Golden Globes y en los BAFTA nominada a mejor actriz inglesa y mejor actor extranjero. ~Laura Berdejo

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.