Aborto legal para no morir

El aborto ilegal es un problema que afecta a gran parte de las mujeres venezolanas. El país tiene uno de los índices más altos de embarazo en adolescentes, estos suelen acabar en muerte materna a causa de abortos mal practicados por la falta de acceso a procedimientos de aborto seguro y la carencia de información sobre el mismo.

En Venezuela solo se permite el aborto en caso de embarazos productos de violación, aquellos que comprometan la vida de la madre y malformaciones congénitas en las que el recién nacido no pudiera vivir más de 48 o 72 horas.

La organización mundial de salud (OMS) afirma que se han dado más de 5.000 muertes al año por abortos inseguros. Sin embargo Venezuela continúa penalizando el aborto con prisión de 6 meses a 2 años si la mujer abortara intencionalmente con medios empleados por ella misma o por un tercero y prisión de 12 a 30 meses si el aborto es provocado por un tercero, con el consentimiento de esta. Dicho esto según los artículos 430 y 431 del Código Penal Venezolano.

Múltiples estadísticas concluyen que en los países donde el aborto es legal, la mortalidad materna a disminuido significativamente.

El 13% de las muertes maternas en el mundo se atribuyen a un aborto inseguro, esto representa aproximadamente a 78.000 mujeres que mueren debido a la prohibición y poca información del mismo.

Por otro lado, para la iglesia católica el aborto sigue siendo un pecado mortal, porque lo considera un asesinato, y una acción que daría pie a la promiscuidad.

Para la coordinación nacional del colectivo Araña Feminista (movimiento feminista venezolano) el debate sobre el aborto debe basarse en verificaciones científicas y no en creencias religiosas.

El aborto puede consumarse antes de las 22 semanas de gestación, ya que el sistema nervioso central comienza a responder en la semana 23 e incluso en el tercer trimestre del embarazo, el cerebro aun no es capaz de sustentar una vida mental, es decir, el feto tiene aún un cerebro inmaduro.

La lucha para lograr la despenalización del aborto busca facilitar el acceso a centros de salud, anticonceptivos gratuitos y orientación segura que brinde la posibilidad de disminuir la tasa de mortalidad materna por abortos mal practicados o incompletos.

La realidad del país radica en las cifras elevadas de adolescentes embarazadas que acaban en centros clandestinos para someterse a un aborto, el problema se hace cada vez mas grave y las cifras incrementan cada día.

Debemos, sobre todo, comprender que la despenalización del aborto supone la disminución de muertes maternas y que abortar no significa matar a un bebé. Se lucha, en un principio, por la libertad de poder decidir.

“Prohibir el aborto pone en riesgo la vida de la mujer y reprime su derecho a decidir”