De Cruijff para el mundo: Barcelona vs. Manchester City

EFE

Odio la frase “final adelantada” para alabar un juego en la previa. Me irrita, casi como una Maruchan a las 6 de la madrugada, hecha con café soluble. Nunca me he lacerado de esta forma eh, pero me retuerce el estómago de imaginarlo, igual que cuando alguien se refiere al Barcelona-Manchester City como una fin…ese par de palabras (del inicio).

Me encantaría endulzarles los ojos con la verborrea tan típica en la política -esa que promete que base en el optimismo (con o sin argumentos)- diciendo: “estamos ante los futuros campeones del torneo más relevante del futbol”, pero nah.

Sí les puedo decir que estamos a la puerta (a una hora y cacho de la hora en que se publica este escrito) del encuentro que más espera todo aquel ferviente asiduo a la escuela del ‘Cruijffsismo’ –de Cruijff–.

Esta doctrina que toma el sartén por el mango a través del dominio del balón, con la consigna de siempre ayudar al de al lado –tocar y moverse–, y sin olvidar su frase emblemática: “salid y disfrutad”, que fue lo dicho por el holandés en el vestuario del Barcelona previo a la conquista de la primera Champions culé).

Pues llegó el choque entre Barcelona y Josep Guardiola, escuela y maestro más avanzado del Cruijffsismo.

De una vez la pongo — para el debate–: ¿hay otro partido cargado con más talento? La exquisitez estará que se desborda por tanto ‘jugón’ como Iniesta, Messi, de Bruyne, Silva, Agüero, Busquets y muchos, muchísimos más.

Lo mejor de esto es que se vuelven a encontrar el 1 de noviembre, y que no necesariamente se será una secuela, en este caso, casi como en la trilogía de El Padrino, se debatirá cuál es mejor…y seguramente nunca se llegará a una conclusión.

Es cierto que Pep también visitó al Barza con el Bayern Munich, pero en el City cuenta con más futbolistas similares a los que utilizó en el club de Catalunia. Está servida la invitación a desconectarse de la realidad ajena a la que se vivirá en unos minutos en el Camp Nou.