Imagen: Marvel.

Doctor Strange es el cambio más grande en el Universo Cinemático Marvel

The Walt Disney Company creó algo nunca antes visto en el mundo del entretenimiento con el Universo Cinemático Marvel, MCU por sus siglas en inglés. Hasta el momento hay 14 películas ya en el mercado y al menos ocho más por salir entre 2017 y 2020. Cinco series en televisión y Netflix y cinco más por estrenarse. Todo en un universo compartido en el que cada pieza tiene influencia, grande o pequeña, en las demás. El MCU es uno de los experimentos de mayor éxito en cine y tele en la historia de la comunicación.

Hasta antes de Doctor Strange, que se estrenó el fin de semana en México, días antes que en Estados Unidos, había dos líneas en las películas del MCU: la acción de The Avengers y las aventuras espaciales de Guardians of de Galaxy. La nueva entrega protagonizada por Benedict Cumberbatch trajo uno de los cambios más relevantes: la magia y el multiverso.

En las cintas de Iron Man y Capitán América los villanos utilizan la tecnología, los enemigos de Thor tienen cualidades y poderes porque son de otros planetas, pero en Doctor Strange se introduce el concepto de magia al MCU.

Bueno, para ser honesto, eso no es del todo preciso, porque la cuarta temporada de Agents of S.H.I.E.L.D también maneja una temática similar e incluso tiene al personaje Ghost Rider, nada que ver con lo que hizo Nicholas Cage, y hay un asunto con unos “fantasmas” que no lo son tanto.

En Doctor Strange vemos cómo un médico aprende los secretos mágicos de un grupo de hechiceros que protegen al planeta Tierra de amenazas multidimensionales. Aquí entra la segunda novedad para el MCU. En los comics, tanto de DC como de Marvel, existe el concepto de Multiverso, es decir, existen múltiples universos y en cada uno de ellos los personajes tienen distintas características.

DC integró la idea del multiverso en la segunda mitad del siglo pasado para explicar la existencia de, por ejemplo, dos Superman, el que peleó contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial y el que enfrentaba la Guerra Fría en los sesenta. Años después comenzó a crear eventos en los que los personajes de distintos universos se mezclaban entre sí.

En la actualidad DC tiene 52 universos y en The Multiversity, una serie de Grant Morrison de 2014–2015, vemos cómo todos estos mundos pueden chocar entre sí cuando el único límite es la imaginación. En lo que se refiere a sus películas y series, DC no tiene un universo compartido, lo que pasa en las cintas de la Liga de la Justicia no tiene nada qué ver con lo que se ve en la tele, Flash, Arrow y Supergirl. Al principio se creía que DC Entertainment seguiría los pasos de Marvel pero no fue así.

La calidad visual de Doctor Strange es impresionante, tiene escenas de acción que son una mezcla de Inception con The Matrix, en las que las reglas de la física prácticamente son moldeadas para ver algo que puede ser un sueño o una pesadilla que muestra decenas o cientos de universos que se atraviesan.

A diferencia de las otras películas del MCU, el villano es una amenaza de escalas desproporcionadas más allá de cualquier intento de un demente o un androide de crear un nuevo sistema de cosas en la Tierra. Doctor Strange va mucho más allá y nos lleva a la psicodelia de hace cuatro décadas para salvar al planeta.

Después de Doctor Strange cualquier cosa será posible en el Universo Cinemático Marvel o, mejor dicho, Multiverso Cinemático Marvel, y los Avengers ahora tendrán a un mago entre sus filas.

Recomiendo ver Doctor Strange en una sala IMAX o en la pantalla de cine más grande que esté disponible.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Oswaldo Olivas P.’s story.