Rocky Balboa: la gran saga de boxeo que debes ver

Sin lugar a dudas la saga de Rocky Balboa tiene las mejores películas sobre boxeo en la historia del cine. Son siete, hasta el momento y no tienen comparación.

No falta que alguien diga que la mejor película de box es Toro Salvaje (Raging Bull, 1980), protagonizada por Robert DeNiro pero eso es por fanatismo con Martin Scorsese.

La primera historia de Rocky data de 1976, fue escrita y estelarizada por Silvester Stallone y fue su escalón al éxito. Cuenta la historia de Rocky Balboa, un boxeador novato que obtiene la oportunidad de pelear contra el campeón peso completo Apollo Creed. Rocky no gana pero se gana al público por dar lo mejor durante 15 rounds.

Rocky II (1979) es la revancha entre Balboa y Creed.

En la tercera entrega (1982) Rocky ya es campeón y defiende su título ante puros “costales”, tal como pasa en la realidad, hasta que es retado públicamente por James “Clubber” Lang, interpretado por Mr. T, estrella de la década de los ochenta, y le da un reality check.

En Rocky III, Apollo Creed y Rocky Balboa tienen una tercera pelea, en privado y sin cámaras, de la cual supimos quién fue el ganador hasta 34 años después.

En 1985 se estrenó Rocky IV, que fue un gran éxito comercial y es la que más debate desata entre los fans de la saga. Para algunos (me incluyo) es buenísima y para otros es una farsa ridícula. Aquí cobró fama mundial la canción Eye of the Tiger.

En plena Guerra Fría, Rocky Balboa enfrenta a Iván Drago, un deportista creado por el sistema estatal de dopaje de la Unión Soviética (tal como lo hace ahora Rusia con sus atletas), luego de que el villano ruso acabó con la vida de Apollo Creed (ahora mejor amigo de Rocky) en una pelea en Estados Unidos. Este es uno de los mejores ejemplos de cine de Hollywood en los ochenta.

En 1990 se hizo Rocky V, que personalmente considero la peor de todas, en la que Balboa es diagnosticado con daño cerebral y se retira del ring, enfrenta problemas con su hijo y entrena a un boxeador de nombre Tommy Gunn, quien después lo traiciona pero al final recibe su merecido en un callejón atrás de un bar. En esta película Rocky nunca pelea en el ring.

Rocky V fue tan mala que todo lo ocurrido en ella fue ignorado en Rocky Balboa (2006) donde el boxeador está en el retiro y regresa a una pelea de exhibición tras una simulación hecha por ESPN que despertó la duda sobre quién sería el mejor: el actual campeón Mason Dixon o Balboa.

Rocky Balboa es una pieza muy emotiva que le da un gran cierre a la carrera del boxeador. O al menos eso es lo que creíamos.

Creed (2015) trae de regreso a Rocky Balboa, quien está ahora sí retirado, viejo y a cargo de su restaurante en Filadelfia, como entrenador del joven Adonis Creed, hijo de Apollo Creed que busca hacerse de un nombre en el mundo del boxeo.

Creed es la primera película de la saga que no fue escrita por Silvester Stallone, pero continúa con las características de sus predecesoras. En realidad es muy similar a Rocky I, pero adaptada a esta década. Tiene escenas muy buenas, como la pelea entre Creed y Leo Sporoni, que está hecha en una sola toma y probablemente es una de las mejores en la historia del cine de box.

Creed, que le dio la nominación al premio Oscar a Stallone, tendrá una secuela que se estrenará en 2017 y probablemente sea la última vez que veamos a Rocky Balboa.

La saga de Rocky Balboa, las siete películas, son obligadas para todos los amantes del cine y de los deportes y las primeras cinco están en Netflix.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.