Miguel Ángel “Mike” Amadeo y la tienda de música más antigua de Nueva York

ElDeadline22
eldeadline
Published in
9 min readApr 14, 2022

--

En el Bronx se encuentra una tienda poco conocida, la cual es patrimonio de la historia de la música latinoamericana.

Por Santiago Flórez

Miguel Ángel “Mike” Amadeo posando al frente de Casa Amadeo. Foto por Santiago Flórez

En el condado del Bronx se encuentra Casa Amadeo Antigua Casa Hernandez, un local que lleva vendiendo música latinoamericana por más de 80 años en la ciudad de Nueva York.

El dueño del local, Miguel Ángel “Mike” Amadeo, sigue usando un estéreo portátil, el Sony CFD S350, para oír música. En una fría mañana de marzo, Amadeo pone en su estéreo “Son con Guaguancó”, el primer disco que Celia Cruz grabó en Nueva York, salta a la canción 5, y oímos a Celia cantar “oye mi consejo, que el que no oye consejo, no llega a viejo”, música que Amadeo escribió hace más de medio siglo.

Amadeo pone el disco de Celia Cruz en su estéreo portátil. Foto por Santiago Flórez

Miguel Ángel Amadeo nació en Bayamón, Puerto Rico en 1934, va a cumplir 88 años el próximo mayo y está luchando por mantener vivo su local. Años antes de la pandemia “te podía vender fácilmente tres, cuatro, cinco mil dólares en una semana… hoy para vender quinientos, setecientos pesos [dólares] tienes que aburrirte aquí, mirando la gente pasar,” dijo Amadeo, quien cree que la música digital y las ventas en internet arruinaron su negocio. Desde que comenzó la pandemia él vende más instrumentos musicales, como guitarras y maracas, que música.

En los últimos años los vinilos y los cds han vuelto a incrementar en popularidad. Por ejemplo, en el año 2021 hubo un incremento en ventas del 61% de vinilos y de 21% de cds en comparación al año anterior. Sin embargo, este incremento no ha beneficiado a la Casa Amadeo. En la última semana de Marzo de este año Amadeo solo vendió 400 dólares en mercancía. Las listas de las mejores tiendas de discos de Nueva York, publicadas por diversos medios como Gothamist, Time Out y Curbed no mencionan a Casa Amadeo, a pesar de ser la tienda más antigua de música de la ciudad que sigue operando.

Hernán Sanabria, profesor de literatura y coleccionista de vinilos colombiano, cree que para la gran mayoría de melómanos, coleccionistas y el público en general no es obvia la conexión entre esta música tropical y Nueva York. Géneros como el bebop jazz, el folk urbano, el rock, el punk y el hip hop son los principales estilos asociados con la ciudad. El cree que muy pocos relacionan a Nueva York con la música latina (muy a pesar de la canción del Gran Combo de Puerto Rico).

Para Diego Robayo, Public Relations Specialist for Hispanic Communities del Historic District Council, Casa Amadeo recibe mucha menos atención por estar en el Bronx, un condado cuyos sitios históricos han sido ignorados por locales y turistas. Según Robayo esta tienda es un ejemplo de la diversidad cultural que ha definido históricamente a Nueva York.

La historia de Casa Amadeo comenzó en 1927, diez años antes de que naciera Amadeo, cuando los hermanos Victoria y Rafael Hernández abren la primera tienda de música en español en la ciudad: Almacenes Hernández, ubicada en Madison Avenue entre las calles 113 y 114. Rafael Hernández se mudo a Nueva York después de luchar con los Harlem Hellfighters en la Primera Guerra Mundial y posteriormente se convertiría en uno de los músicos más exitosos de las décadas de 1930 y 1940. “Cuando me hablan de Rafael, hasta me pongo nervioso, porque ese es uno de nuestros ídolos grandes” dice Amadeo.

En 1939 los hermanos Hernández venden la tienda en Madison Avenue y abren la Casa Hernández en el Bronx. Victoria se encargaría de administrar el negocio, ya que tres años antes Rafel se mudó a la ciudad de México en busca de mejores oportunidades económicas. Cuando Rafael regresaba a Nueva York para visitar a su hermana, Amadeo lo visitaba en su tienda “yo venía a verme con él y a charlar porque le era íntimo. Fue íntimo amigo de mi padre, fueron compañeros en la música”.

Casa Amadeo está organizada de tal manera que refleja las preferencias de su dueño. Foto: Santiago Flórez

El padre de Miguel Ángel es el músico y compositor Titi Amadeo, quien llegó a Nueva York en 1924 a estudiar medicina, pero tuvo que regresar a Puerto Rico en 1927 cuando su padre muere y asume el cuidado de su familia. La canción de Titi Amadeo más famosa es Bomba Carambomba que según su hijo “la grabó todo el mundo y Raymundo”.

Amadeo también es músico y compositor, ha escrito más de 200 canciones grabadas por múltiples artistas. Cuando le preguntó por su canción favorita, responde con una sonrisa “yo no escribo cosas malas” y luego comienza a cantar “Lo que me vayan a dar, que me lo den en vida” estrofa de su canción “Que me lo den en vida” grabada en 1998 por el Gran Combo de Puerto Rico.

Esa estrofa es seguida por: “yo no quiero que me pase lo que pasó a Daniel, al maestro Pedro Flores y al glorioso Rafael”, en referencia al cantante Daniel Santos y a los compositores Pedro Flores y Rafaél Hernandez (anterior dueño de la tienda), quienes comenzaron sus carreras en Nueva York en la década de 1930 y según Amadeo sólo recibieron homenajes después de morir. La canción también tiene una estrofa inspirada en una conversación que Amadeo tuvo con Hector Lavoe antes de su muerte en 1993: “mi amiguito Hector Lavoe desde su lecho de enfermo una vez me pregunto, ¿qué pasa con mis amigos? ¿dónde están? ¡que ya no vienen!”

En 1947 Miguel Angel llegó a East Harlem, centro de la comunidad puertorriqueña en ese momento, a un apartamento en Park Avenue entre las calles 109 y 110, después de hacer la travesía de 5 días y 4 noches en el barco militar Marine Tiger. Al frente de su hogar estaba La Casa Latina una tienda de música fundada por el célebre músico y empresario boricua Bartolo Álvarez. Amadeo recuerda cómo “yo salía de la escuela, soltaba mis libros y salía corriendo para pararme frente la tienda” pues esa era el sitio ideal para poder oír música.

Foto de Mike a los 13 años recién llegado a Nueva York. Foto cortesía de Miguel Angel Amadeo.

Al ver el interés del joven Amadeo, Bartolo Álvarez lo contrata como asistente en la tienda. “Don Bartolo me daba dos dólares por ayudarle.. al final de los cuarenta y a principios de los cincuenta…¡Con eso imagínate! El tren costaba cinco centavos, una taza de café en un restaurante cinco centavos, una fruta fresca en el carrito de la esquina te costaba diez centavos” recuerda Amadeo.

En 1957 y con 23 años de edad Amadeo se tuvo que trasladar a Alemania cuando fue reclutado por el ejército de Estados Unidos. Amadeo regresó al Bronx dos años después “con un shopping bag de canciones” y fundó el grupo musical Miguel Ángel Amadeo y su trío. Para sobrevivir trabajaba en la ABC Paramount en el departamento de música a la semana y tocaba música en el cabaret Flamingo Club. Ese año Amadeo estaba grabando música con su trío cuando el productor de la grabación Alberto “Al” Santiago le ofreció trabajo como ejecutivo en la disquera Alegre Records, una de las disqueras más importantes de la historia de la música hispana.

Amadeo en el ejército de Estados Unidos en Alemania. Foto Santiago Flórez

Un grupo de generales del ambiente musical, son las estrellas alegres” es el verso con el que empieza la canción “Tema Alegre” compuesto por Amadeo para la orquesta Alegre All-Stars, fundada por la disquera Alegre en 1965, con el fin de promocionar a los mejores nuevos talentos de la música latinoamericana (tres años antes de la creación de Fania All-Stars). Esta disquera impulsó las carreras de grandes artistas como Johnny Pacheco, Eddie Palmieri y Kako Bastar. Amadeo fue el responsable de contratar a Orlando Marin y Bobby Valentin, también él fue quien audicionó a Willie Colon, cuyo primer álbum, El Malo, fue grabado con esta Alegre.

En 1968 Amadeo compuso la canción “Panama ‘s Boogaloo” a petición de Kako Bastar, el cual dice “Panama de mis amores, yo te traigo el ritmo que en Nueva York está cavando, y se llama boogaloo”. Para el final de la década de las disqueras independientes hispanas de Nueva York no solamente buscaban el éxito comercial con las comunidades migrantes, sino que estaban exportando música al resto del continente.

Revista Billboard de Julio 27 de 1963 mencionando a Alegre Records y a Amadeo en la sección de “Latin-American Record Field”

Para 1969 Fania Records, co-fundada por Jonny Pacheco después de pelear con Alegre por las regalías, había superado a Alegre en popularidad y ventas. Alberto Santiago estaba enfermo y Amadeo estaba preocupado por el futuro de la disquera. Ese año Victoria Hernández decide vender la tienda y Amadeo no dudó en renunciar y comprarla. Cambió el nombre del local a Casa Amadeo: Antigua Casa Hernández, dejando el antiguo nombre en honor a los fundadores. Seis años después Fania compra Alegre Records y todo su catálogo. Amadeo seguiría componiendo para artistas de Fania, por ejemplo en 1976 Hector Lavoe grabó su canción “De ti depende’’.

La década de los setenta fue infame por los incendios y el crimen que desplazaron a miles de personas y negocios en el Bronx. “Cuando los negocios estaban escapando, Mike se quedó, aguantó y continuó escribiendo canciones y sirviendo a su clientela” dijo el congresista José Serrano en el homenaje a Amadeo realizado en la Cámara de Representantes el 19 de julio de 1995. “The Bronx is burning, y yo me quedé aquí” recuerda Amadeo, él narra cómo el edificio donde está hoy quedó completamente abandonado él se encargó de cuidar todos los locales y de poner alarmas contra el fuego por todo el edificio.

El deseo de ser homenajeado en vida que inspiró aquella canción se ha convertido en una realidad. En honor a su carrera y su servicio a la comunidad boricua Amadeo fue homenajeado como padrino del Puerto Rican Parade en 2008 y en el 2013 el concejo de la ciudad bautiza la esquina entre Prospect Avenue y Westchester Avenue como Miguel Angel (Mike) Amadeo Way.

Charles Hutchinson quien trabaja en la Academy Records Store, una de las tiendas más icónicas de la ciudad, quedó “sorprendido y emocionado” cuando le conté sobre Casa Amadeo. Hutchinson es un aficionado a las tiendas de música de la ciudad y sabe cómo estas tiendas se convierten “en parte del tejido social de las comunidades”.

Amadeo posando en el 2000 con Hillary Clinton cuando estaba haciendo campaña para convertirse en senadora del Estado de Nueva York. Foto cortesía de Miguel Angel Amadeo.

¿Es importante preservar lugares como Casa Amadeo? Sanabría dice que sí; parte de su respuesta estaba basada en la versión sampleada en 2018 de la canción “I like it like that” de Cardi B, J Balvin y Bad Bunny. Esté célebre boogaloo fue grabado originalmente por Pete Rodríguez con Alegre Records en 1966, cuando Amadeo era ejecutivo de la disquera.

En una entrevista Pete Rodríguez afirmó que grabar en inglés fue una decisión comercial en búsqueda de un mercado más amplio. La canción original tuvo una fría recepción de las radios angloparlantes; sin embargo medio siglo después Rolling Stone nombró la versión sampleada, y bilingüe, de Cardi B, J Balvin y Bad Bunny como “La mejor canción de verano de todos los tiempos”.

Vinilo de grabación original de I Like it Like That por Alegre Records en 1966. Imagen tomada de Wikipedia.

El musicólogo Gerald Abraham escribió en 1974, “la naturaleza del idioma de las personas inevitablemente va afectar la naturaleza de su música no solo de formas obvias y superficiales, sino fundamentalmente”. Los músicos latinos que grabaron en Nueva York vivían entre dos idiomas, el español de sus comunidades y el inglés de la ciudad. Vale la pena preguntarse: ¿Las experiencias bilingües de estos músicos durante las décadas de los 1960 y 1970 en Nueva York influenciaron su música, su popularidad y su relevancia en la actualidad?

Amadeo sigue trabajando 6 días a la semana, en la esquina suroriental entre Prospect Avenue y Longwood Avenue, detrás del mismo contador donde ha vendido música por 53 años, y sigue componiendo. Recientemente, terminó una canción inspirada en una conversación imaginaria de un padre con su hijo titulada “La voz de la experiencia”.

Nadie sabe que va a pasar con la tienda si el se muere, sus hijos no están interesados en continuar con el local. Amadeo bromea “he cometido el error de educarlo tanto y tanto y tanto, que esto le queda pequeño, chiquitito”.

A pesar de las dificultades económicas, él es feliz en su tienda; un pequeño museo de música latinoamericana. “Yo lo que tenía que hacer lo hice, y lo hice a las mil maravillas… Son tantos los buenos recuerdos, de las personas que han cantado mi obra. Soy feliz”.

Acá pueden oír una lista de canciones compuestas por Miguel Ángel “Mike” Amadeo:

Estamos aquí, find us here:

Twitter.com/eldeadline

Facebook.com/eldeadline

Instagram.com/eldeadlinecom

--

--