​Dragon Quest XI

Es posible que nos encontremos con el mejor Dragon Quest hasta la fecha, no es por que sea el ultimo y por lógica ha de serlo, es porque se ancla en el pasado en la estructura de historia y jugabilidad pero le hace un buen lavado de cara a todo lo demás.

A nivel historia estamos ante un gran trabajo, para ser un juego de 60 horas flaquea en pocos momentos la verdad, esta llena de momentos super épicos donde nuestro héroe tiene un destino y vivirá una gran aventura. La simplicidad es su gran fuerte pues no deja de ser la típica lucha del bien contra el mal donde tenemos el papel del elegido que salvará el mundo pero esta tan bien escrito y guionizado en el juego que se disfruta sin problemas del tipo ¿qué nombre a dicho? ¿ese quien era? ¿de que rayos me habla? Difícil perderte.

A nivel gráfico es un lujo el poder ver los diseños de Akira Toriyama a niveles mejores que sus diseños en papel, es algo normal pues Dragon Quest no tienen el peso de tener que parecerse a un anime o manga para ser fiel a ellos ya que es una saga de videojuegos de la que después se hicieron los mangas y animes y por lo tanto no a de encerrarse en el color plano de los dibujos.

Los escenarios son muy grandes pero no es un mundo abierto donde puedas ir donde quieras sin importar la historia, son zonas muy grandes con mucho que explorar y demasiada gente con la que hablar, a veces hasta estresa ver tantas historias secundarias, terciarias, etc. Cada zona tiene su propio estilo visual del palo de zona de arena, volcánica, etc A nivel gráfico es muy guapo ver el detalle con el que han cuidado la construccion de pueblos y escenarios en general, aun y esto se ve cierto ‘orden’ en las cosas.

Tienen una gran traducción al castellano la cual añade el golpe definitivo a todo fan de los JRPG y a los nuevos para que comiencen con este XI.