​Kirby Star Allies

Amor redondo y rosa

Amor es lo que siempre transmite la bola rosa que nació en HAL Laboratory de la mano de Masahiro Sakurai al cual adoran todos los jugadores de Super Smash Bros. (mini noticia: está desarrollando un SSB para Switch previsto para final de año). Dicho el latiguiño cultureta pasemos al juego.

Kirby Star Allies es un juego que todo niño ha de jugar conjuntamente con sus padres. Tenemos un plataformas sencillo, demasiado lineal en el cual nadie se pierde ni duda por donde ir donde hasta cuatro jugadores pueden controlar a Kirby y sus amigos en la misma pantalla.

Entre el colorido, los enemigos, los amigos, lo que se mueve, lo que no y tu bizquera la posibilidad de que te equivoques y creas estar controlando a un personaje en vez del tuyo te puede pasar frecuentemente. Esto no pasa si controlas a Kirby porque solo hay uno en pantalla mientras que en el otro caso controlaras a enemigos que con el poder del amor de la amistad se unen a Kirby donde un segundo, tercero y cuarto humano pueden controlarlos, pero claro, aun siguen habiendo enemigos de tu misma clase y es aquí donde la torpeza viejuna entran en juego provocando risas seguras.

La facturación es perfecta, unos gráficos preciosos a la vez que grandes, con música pegadiza, textos en castellano y una dificultad muy básica para que ningún niño se frustre en ningún momento, y una vez pasado existen añadidos que le alargan la vida al juego un poco mas porque ya la dificultad sube un puntito.

Y no lo olvides es perfecto para jugar en cooperativo y echarse unas risas, de esas sanas que te alegran la tarde, que ya tenemos demasiados juegos que nos frustran.