Tiempo extra

Lo que soñábamos ya es realidad

Toda mi infancia y juventud siempre tenia la misma queja sobre los videojuegos, su duración.

Esto es algo que da igual si te gustan sus gráficos o no, si la música podría ser mejor, si la historia es un güili como una catedral, si el gameplay era disfrutable todo lo demás daba igual, menos la duración del juego. En algún momento si o si estaba el final y siempre era demasiado pronto. ¿qué ya he llegado al final? ¿en dos días? Como me podía esto…

Ahora ya adulto, con familia, trabajo y poco tiempo hacen juegos que rondan las cincuenta horas para acabar su historia y después tienen añadidos multijugador donde puedes tirar tu vida por ella.

Menos mal que la generación de ahora, que solo se tiene que preocupar de estudiar y sacar buenas notas, puede disfrutar de estos juegos.