¿Cómo motivar a un empleado?

La mayor parte de nuestros días nos toca madrugar para ir al trabajo, es ahí cuando comenzamos a ser presa de sentimientos como la pereza o el desánimo, pensamos que nos espera una larga jornada de trabajo y se nos cae el mundo encima. La solución, aparentemente, más práctica es pensar que tenemos ante nosotros un nuevo día repleto de oportunidades y retos, lo cual nos debería impulsar a saltar de la cama rápidamente sin dejarnos llevar por el lado pesimista.

Pero no lo olvidemos, esto es cosa de dos, las empresas también poseen responsabilidad en este terreno, ya que buena parte de la motivación que tiene el empleado depende de ellas. Ese sentimiento positivo que contribuye a desarrollar las tareas de la mejor forma posible y de forma voluntaria es lo que se conoce como motivación laboral.

Sodexo, compañía de Servicios de Calidad de Vida puntera a nivel mundial, indica que es de vital importancia ajustar los objetivos de la organización con los del empleado si deseamos satisfacer las necesidades de estos, y cumplir al máximo sus expectativas de futuro en la empresa. No obstante, la motivación puede variar según factores personales y culturales y, en cada caso particular, habrá que delimitar aspectos concretos.

Por otro lado, el Instituto para la Calidad de Vida Diaria, llevó a cabo un estudio para descubrir las técnicas de motivación laboral más efectivas, para ello tomó como ejemplo algunas de las empresas más relevantes en todo el mundo. En el estudio se destacan tres factores esenciales para el desarrollo de dicha motivación:

1- La creación de las condiciones idóneas que faciliten el equilibrio entre la vida laboral y personal.
2- Fomentar un ambiente de cooperación y recompensa para el crecimiento del empleado en la empresa.
3- Conseguir que la empresa y los empleados compartan los mismos valores y la visión propia de la organización para que el trabajador encuentre el sentido de pertenencia.

Existen, además, según investigaciones recientes, una serie de estrategias más enfocadas en la propia persona:

Reconocimiento

A todos nos gusta que se valore nuestro trabajo y se nos de algún cumplido por ello.

Ubicación

El puesto debe estar determinado de acuerdo con su perfil para que se sienta cómodo y eficaz.

Integración

A la empresa y con los compañeros; la persona necesita sentir que forma parte de la organización y se le tiene en cuenta.

Objetivos

El trabajador tiene que saber hacia dónde va y cómo para sentir que se está desarrollando personal y profesionalmente.

Promoción

Ayuda a motivarse aún más al observar que mejora en la calidad de su trabajo.


Prestigiosos autores también han realizado numerosos estudios y han establecido una serie de teorías básicas para alcanzar este estado de motivación laboral:

La jerarquía de Necesidades de Maslow (necesidades básicas a cubrir: fisiológicas, seguridad, afiliación, reconocimiento y autorrealización).
Los tres factores de McClelland (pone el enfoque en tres tipos de motivación: logro, poder y afiliación).
La teoría del factor dual de Herzberg (factores higiénicos y externos a la tarea unido a factores motivadores relacionado directamente con el trabajo).
La teoría X y teoría Y de McGregor (estilos diferentes de dirección: X estimula a través del castigo e Y otorgando responsabilidades).
La teoría de las expectativas (búsqueda de las expectativas de los empleados para proporcionarles lo necesario para que éstos puedan cumplirlas).

La motivación laboral es un aspecto esencial en el mundo laboral. Las empresas requieren de personal claramente comprometido y con ganas de desarrollar su trabajo correctamente para lograr conseguir sus objetivos y metas organizacionales. De no ser así, el desempeño se ve empobrecido y los beneficios nunca van a ser los esperados. Como ya sabemos, el trabajo lo efectúan las personas y ellos son el activo más importante del que goza la empresa y le aporta lo que necesita para su subsistencia.

De ahí viene la importancia de impulsar la parte positiva de las emociones en el ámbito empresarial. Personas motivadas y satisfechas ejercerán sus labores más eficazmente y esto dará resultados más favorables para las empresas.

La empresa debe diseñar e implantar estrategias para afianzar ese estado de motivación en todos sus empleados y controlar que todo su personal continúe sano, recurriendo a evaluaciones e intervenciones periódicas que le guíen y orienten en esta tarea.

¿Estás dispuesto a luchar por tus trabajadores?
Pidenos información y te asesoraremos de forma personalizada para mejorar potenciar la motivación y el rendimiento de tu empresa.