Lo que la tecnología se llevó: La Privacidad.

Hace unos días tuve la oportunidad de ver la película de “Snowden”.

Para quienes han seguido las noticias sobre dicho héroe (para unos) y traidor (para otros), podrán confirmar muchas de las cosas que se han dicho sobre él (sin ser una obra de arte), pero confieso que me dejó pensando… ¡Bastante!

Siempre se ha sabido que los gobiernos vigilan muy de cerca a los ciudadanos, argumentando que es por cuestiones de seguridad nacional.

Soy un convencido que para temas de crimen organizado es necesario hacerlo, pero también sé que el alcance de dicha vigilancia traspasa el derecho de la privacidad de muchos civiles… y eso NO está bien.

Muchos pensarán que esto es un tema que solo se ve en películas de Hollywood… ¡Pero no!

¡Pensemos!

Cuando las comunicaciones solo eran escritas, era poco probable/común que la información se filtrara pero, desde que el correo electrónico se volvió una herramienta de comunicación del día a día en la vida personal y profesional, frecuentemente leemos encabezados en los medios en los que se habla de “filtraciones” e “información confidencial” que sale a la luz pública… Un ejemplo de ello es la hoy derrotada candidata demócrata a la Presidencia, Hillary Clinton.

Mucho se podrá decir sobre Mark Zuckerberg, pero nadie puede negar que es un tipo inteligente (por no decir brillante) que por su posición está enterado de muchas cosas.

Pues les dejo una fotografía de lo que hace con la camara de su computadora: ¡Le pone una cinta adhesiva!

¿Por qué será?

Dudo mucho que sea para que no lo vigile su esposa…

Por otro lado tenemos WhatsApp, aquella herramienta de comunicación con la que el mundo entero se comunica y envía información… mucha considerada como “confidencial”.

No tengo la menor duda de que cuando los “hackers” pueden acceder a los correos electrónicos de Hillary Clinton o a la webcam de Mark Zuckerberg, pueden entrar al WhatsApp de cualquier persona.

Hago mención de WhatsApp ya que es -actualmente- la aplicación más utilizada, pero lo mismo aplica para cualquier método electrónico utilizado para enviar y recibir información.

No dejemos de utilizar la tecnología para comunicarnos…

No dejemos de estar en contacto con personas en cualquier lado del mundo…

Lo que debemos de comenzar a hacer es aprender a usar la tecnología mejor, sabiendo que todo, absolutamente todo lo que enviamos y recibimos es y/o puede ser visto por cualquiera.

Mi artículo en 140: