El próximo reto de Uber en la República Dominicana

NO es ningún secreto que desde antes de la llegada de Uber a la República Dominicana (Santo Domingo) me había declarado como “fan” de dicha marca por la buenas experiencias que había tenido en México y Estados Unidos.

De hecho, he escrito dos artículos haciendo referencia a aspectos positivos de la marca.

Hoy, como resultado de tener mi vehículo en el taller, opté por hacer uso del servicio de Uber para moverme por la ciudad.

De antemano puedo decir que, como siempre, llegué a mi destino sin ningún tipo de contratiempo, pero -a diferencia de otras veces- me fue imposile dar la máxima calificación de 5 estrellas a los conductores (dos trayectos).

Sobre el primer trayecto:

Calificación Trayecto 1.

Para comenzar, el chofer NO era tan amable como suelen ser los choferes de Uber, algo que me llamó la atención.

En las 10 o 15 veces que me había subido a un Uber en Santo Domingo, jamás me había tocado que un chofer usara el “claxón” (bocina), pero durante este trayecto fue utilizada como 10 veces en cuestión de 15 minutos.

De igual forma, el conductor estaba conduciendo más rápido de lo normal y con ciertos movimientos que me mantuvieron “atento”.

El vehículo no estaba del todo “limpio”, como suelen ser lo vehiculos de Uber y, por si fuese poco, la música que el chofer decidió escuchar estaba con el volumen bastante alto, a lo que le pedí que le “bajara” y lo hizo con algo de “actitud”.

Llegué a mi destino sin ningún tipo de percance, pero un poco sorprendido de no haber tenido la misma experiencia en Uber que he tenido TODAS las otras veces.

Sobre el segundo trayecto:

De nuevo, llegué a mi destino sin ningún tipo de percance, pero -una vez más- (en el mismo día) me llamó la atención no haber tenido una excelente experiencia (a lo que Uber me había acostumbrado).

El vehículo que llegó por mi estaba en bastante malas condiciones, además de tener almohadas en la parte trasera y “alfombras” de papel.

Fuera de que el vehículo estaba bastante “deteriorado” me transportó a mi destino sin ningún tipo de problema.

El tema con que el vehículo esté en malas condiciones y/o sucio no es algo que me moleste, pero si lo único que quisiera es “transporte” recuriría a cualquier servicio de taxi o transporte para hacerlo, pero soy fiel cliente de Uber ya que ellos siempre me habían garantizado calidad y buen servicio.

Opinión

Sé y reconozco que debe ser MUY difícil poder controlar y mantener los niveles de excelencia en TODOS los choferes, pero -sin lugar a dudas- Uber tiene el reto de hacer hasta lo imposible por tratar de lograrlo, ya que es justamente lo que los hace distintos a los demás servicios de transporte.

Seguiré siendo un gran promotor de Uber ya que considero que es una empresa que eleva la calidad de vida de todos sus usuarios, además de sus aportes al medio ambiente y a la economía, pero no hay duda que después de su exitosa entrada a la República Dominicana, su próximo gran reto es mantener sus niveles de excelencia que los caracteriza en todo el mundo.

El presente artículo es el resultado de estar soprendido de que dos veces en un día no viví aquella experiencia que Uber me promete y siempre me cumple.


One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.