Un día sin celular: ¿Qué pasaría?

Propuesta para mejorar la calidad de vida.

Aún recuerdo los días en los que estar “solo” significaba estar desconectado del mundo.

Subirse al coche o estar “aislado” NO era aburrido ya que NO estábamos acostumbrados a tener un dispositivo que nos permitiera comunicarnos -literalmente- con todos nuestros contactos/conocidos.

Eran momentos para pensar/reflexionar… quizás hasta para descansar.

Hoy las cosas son MUY distintas.

Hace unos días estuve de viaje por varios estados de México y -en momentos- me sentí invadido por el celular.

Si bien el viaje era de trabajo, el celular no dejó de sonar y los mensajes de Whatsapp caían como cascadas.

A diferencia de otros días, resentí muchísimo -dicha carga- debido a que mi concentración debía estar al 100% en mis responsabilidades del viaje.

Al regresar y ponerme al día y en contacto con todas las personas que me llamaron y que no pude atender, se me ocurrió algo que -quizás- muchos vean como una locura, pero que podría ser algo que ayude a mejorar mi calidad de vida… al menos durante un día.

Creo que la idea se explica por si sola, pero lo interesante es pensar la periodicidad de dicha acción.

Un día a la semana lo encuentro algo exagerado, pero una vez al mes podría ser algo a considerar.

El objetivo sería desintoxicarme -totalmente- del teléfono y de WhatsApp, así como de las redes sociales Instagram, Twitter y Facebook a las que tengo acceso desde el dispositivo móvil.

Computadora & Teléfono Fijo.

Claro está que se valdría entrar a las redes, pero solamente desde una computadora y/o tableta.

De igual forma, podría hacer llamadas telefónicas, pero solamente desde un teléfono fijo.

La idea NO es aislarse, pero si aprovechar el tiempo libre para hacer cosas distintas a chatear por Whatsapp y revisar las redes sociales.

Ahora bien…

¿Qué pasaría?

Me queda claro que los celulares son MUY necesarios, sobre todo para emergencias, por lo que cualquier persona que quiera ver asuntos de trabajo podría localizarme en mi oficina o en mi casa, ya que son los dos lugares en donde más tiempo estoy.

OJO.

No usar el celular implicaría -literalmente- NO USAR NADA… ni siquiera las aplicaciones como Waze que me ayuda mucho para llegar de un lugar a otro y así evitar el tráfico.

Creo que de vez en cuando utilizar la vieja táctica de un mapa y/o direcciones apuntadas en un papel no le haría daño a nadie… por el contrario, creo que sería simpático recordar como era la vida en un vehículo antes de la llegada de Google Maps.

Otra cosa que tendría que hacer es dejar dicho en mi oficina y casa mi agenda del día, para que -en caso de una emergencia- mi familia y compañeros de trabajo pudieran localizarme… Esto podría parecer “extraño” pero eso mismo hacíamos antes de que existieran los celulares.

Sin lugar a dudas esta idea podría terminar siendo un desastre, pero estoy seguro que -por el contrario- terminará siendo algo que mejore mi calidad de vida… al menos por un día.

Artículo en 140:

Artículos Relacionados:


One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.