17 pasos

No creas que te engaño
si te cuento qué fue lo primero en que reparé
— ¿Acaso había algo más?

Allí estaba yo,
con mi chupa y pelo engominado,
rodeado de aburridas camisas
y depresiones capilares,
no-escuchando instrucciones
sobre lo que debía hacer.
— No parece complicado.

Enseguida decidí que mi primer objetivo
eras tú.

Lucharé con cualquiera porque,
como el mundo,
tú también me perteneces,
porque como las caracolas,
tus senos suenan celestiales.

De un salto me incorporé
y en 17 pasos alcancé mi hombría.
— He venido a dormir en tu vientre.
Como una mariposa de sombra.

— Tan sólo espero un Sí.
El frenesí.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated orlando alemán’s story.