Minimalismo y desarrollo

Existen muchas caras por las cuales uno puede mirar el minimalismo: desde una corriente en las artes visuales, música, arquitectura y diseño, hasta doctrinas filosóficas con distintos significados y objetivos.

Hoy hablaremos de la última, y de cómo ha influido en mi vida como desarrollador.

Minimalism is a tool that can assist you in finding freedom. Freedom from fear. Freedom from worry. Freedom from overwhelm. Freedom from guilt. Freedom from depression. Freedom from the trappings of the consumer culture we’ve built our lives around. Real freedom.

Algunos introducen el minimalismo para eliminar aquellas cosas innecesarias en tu vida, de tal forma que puedas enfocarte en lo que te hace feliz. Pueden haber muchas razones para darle una oportunidad, remover posesiones innecesarias o liberar su mente de preocupaciones. Es una forma de aumentar la calidad de tu vida removiendo en vez de agregar. Para mi, el minimalismo es una herramienta para encontrar la libertad. Y no, no significa dejar de comprar y pelear contra el consumismo, dejar el consumismo puede ser un efecto secundario (bastante positivo ).

Existe un ejercicio clásico para darle una oportunidad al minimalismo, este consiste en establecer un punto de almacenamiento (puede ser una caja, un closet, etc.) donde debes guardar la mayor cantidad de pertenencias que puedas, incluyendo todo lo que sea posible, post-it, libretas, zapatos, etc. Cuando necesites ocupar algún item, lo retiras de la caja, pero no puedes regresarlo. Pasado un mes (o menos tiempo), ¿cuantos objetos aún están ahí?, ¿eres capaz de eliminarlos de tu vida?, dirás que no a la gran mayoría: “algún día podría necesitarlos”.

Es necesario cambiar la forma en la que pensamos sobre nuestras pertenencias.

Uno no se da cuenta, pero mantener posesiones que no utilizamos tiene un coste, significativo o marginal, que puede ir desde un desgaste emocional a uno físico (por ej: al realizar el aseo del hogar/habitación). La parte difícil es darle la primera oportunidad al minimalismo, de todas esas posesiones: vender algunas, regalar las que puedan ser útiles a otros. Deja de pensar en “algún día me va a servir”.

Pensarás, ¿qué haré el día que necesite algo que bote?, puedes comprarlo nuevamente. Obviamente no vas a querer gastar el dinero en volver a comprar algo que dejaste ir, pero si te vuelves consciente del coste asociado a mantener estas posesiones, el balance final resulta positivo.

Pero, ¿que tiene que ver esto con un desarrollador? Mattias Petter Johansson, en uno de sus vídeos, habla de cómo las herramientas te distraen del trabajo. Es interesante cuando menciona que uno de sus compañeros solo usa: un editor de texto, ctrl-v y ctrl-c. ¿Esto quiere decir que debemos desligarnos de todo y usar solo ctr-v y ctr-c?, no, pero si es bueno darle una segunda vuelta y pensar, ¿realmente necesito tantas herramienta?, ¿hay una forma más simple de hacer esto?, ¿realmente saco el máximo provecho que puedo de las herramientas que ya tengo?. De la misma forma muchos desarrolladores tienen esa tendencia a instalar programas y plugins, buscar el programa con la mayor cantidad de funcionalidades y a preferir lo más complejo antes que lo más útil para su necesidad.

Instalar un IDE es como ir a la ferretería más cercana y comprar un taller completo, todo eso, para arreglar el enchufe de la pared que está funcionando mal.

Es verdad, todas las herramientas que te provee un IDE están ahí para ti por si “algún día” las necesitas, pero esto tiene un coste que se ve reflejado: en el tiempo necesario para aprender a usar este nuevo IDE, los recursos extras requeridos por el IDE como ram y cpu, un mejor equipo, mayores tiempos de espera para abrir y editar un archivo (¿alguien dijo netbeans?).

¿Realmente necesitas todo eso?, he visto gente cuya prompt de la terminal incluye el nombre de usuario, host, la rama actual de git, la cantidad de tiempo que ha pasado desde tu último commit, en los bordes de su terminal (usualmente de Tmux/Screen) la hora, el clima y la canción actual que está sonando en Spotify. Al igual que con el IDE, cada uno de estos elementos añade un peso extra sobre tu ambiente y flujo de trabajo.

Obviamente se necesita un equilibrio, usar menos herramientas no significa ser “más minimalista”. No digo que elimines tu IDE y comiences a usar VIM, la invitación es a ser consciente del peso de cada herramienta que usas en tu flujo y de las consecuencias de su uso y de qué acciones puedes llevar a cabo para mejorarlo. Si usas un IDE del cual migrarás a futuro, el cambio significara aprender una nueva herramienta, ¿No es mejor aprender algo que te vuelva independiente de IDE’s?, quizás.

Todo lo que he mencionado hasta ahora debería resumir en parte el por qué me gusta sacar el máximo provecho posible de la terminal, VIM y el cinturón de herramientas de GNU & Unix. Desde usar grep para buscar texto en archivos hasta iniciar servicios como apache, nginx y mysql desde la terminal (nada de /[x, l, w, *]ampp/). Mi día se mueve idealmente entre dos aplicaciones (la terminal y chrome) y un alt+tab me alejan del mouse. Intento evitar malas costumbres como tener mil pestañas abiertas y cuando una pestaña debe ser leída “más tarde” la guardo en Toby, OneTab, Wunderlist. Regularmente elimino todas las pestañas que quedaron ahí, no utilizo los marcadores como to-do list para guardar links que “veré más tarde” y mantengo mi escritorio (físico y virtual) lo más limpio y simple posible, aunque peleo mucho con los cables.

Para concluir: La custodia prematura, es el origen de tu esclavitud. Ficheros, url’s, funcionalidades de software, deben trabajar para ti, no tú para ell@s.

Like what you read? Give Jury a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.