Semanas atrás hice un taller de facilitación gráfica. Era algo que quería hacer hace tiempo y cuando me enteré que mi empresa hacía uno interno no dudé en anotarme. El taller estuvo muy bueno, recomiendo tanto a la profe, Irene Kerner, como a su taller. En él, una de las cosas que más se repitió fue que no es necesario saber dibujar para hacer facilitación gráfica y la verdad es que es muy cierto.

 Lo digo porque todo el tiempo me encuentro con ejemplos muy claros de que para expresar algo no necesitas cosas muy elaboradas. Y si no me creen, miren esta imagen a continuación.

¿Se imaginan el tema del artículo donde encontré esta imagen? Como diría Paenza “paren acá piensen un poco y luego sigan leyendo”.

La encontré en un artículo llamado The Ramp Down to Real y sí, como imaginaron, allí se habla del gap que muchas veces se produce entre las ideas que tenemos y su bajada a algo concreto.

El punto en definitiva es que una imagen vale más que mil palabras por lo que si podes, incorpora a tu arsenal de herramientas para presentar, elementos de facilitación gráfica. Te van a ahorrar tiempo y a hacer más efectivos a la hora de comunicar.

Seguimos pensando..

Originally published at http://ift.tt/2gShWNf on December 07, 2016 at 07:00AM.

Like what you read? Give Ernesto Kiszkurno a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.