Sinsentido ¿?

Domingo, 09 de julio del 2017.

Había una vez un muchacho de ojos pequeños, manos del tamaño perfecto, piel suave y mirada suave, un muchacho alto y moreno; un muchacho que guardaba melodías misteriosas, notas fusionadas, una voz que no se olvida. Aquel muchacho despertó en mí un universo de emociones, un volcán de donde salían chispas de nerviosismo, dolores de estómago y sueños a medianoche. Aquel muchacho, al frente de mí, más alto que yo, mirándome a los ojos, regalándome una sonrisa, disfrutando el silencio, haciéndome imaginar que podía haber un mundo mejor con solo saber que podía estar a su lado, aquella mirada me hacía imaginar los atardeceres más cálidos, un mar de olas melódicas, un cielo despejado, y una brisa que abraza.

En un abrir y cerrar de ojos todo cambia, todo sucede, todo se imagina. ¿Qué podría yo hacer ante esta situación? ¿Qué podría yo hacer frente a un calor inminente en las mejillas, un dolor en el pecho, un miedo insaciable? ¿Es que podría yo ganar la batalla contra el terror de perderte? ¿Ganaré a la curiosidad, al rechazo, a la soledad?

Vuelvo a imaginarte. Bailes en la pista, caminatas en silencio, libros rodeándonos, cafés en la boca, recuerdos compartidos, risas y miradas únicas. ¿Quién quiere perder eso? Bueno, solo me queda no perderte a ti, o al menos, no perderte en mi memoria.

Aquel muchacho de ojos marrones, aquel que me quita el sueño, aquel a quien sigo queriendo. Aquel músico…(suspiro), mi músico favorito.


-Cuando no, arriesgándome a que leas esto. Aunque es muy poco probable que lo hagas.-

Espero hayas disfrutado este texto. En sí es como un monólogo que siempre ronda en mi cabeza, y siento que escribiéndolo me calmará un poco la tormenta de cada noche en mi cabeza. Espero que te haya gustado.

Hoja (la de una planta).

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Hoja (la de una planta)’s story.