Sueño 006: Jon Snow y el yonki transmutado

#EscrituraCreativa #Surrealismo

Hoy soñé con Jon Snow, bueno, con el actor que hace de Jon Snow en Juego de Tronos. En mi sueño hablaba con acento murciano y me costaba bastante entenderle. Ambos compartíamos una horchata en Santander, cosa que no pega en absoluto, pero ahí estábamos, tan panchos.

— El norte recuerda — me pareció entenderle.

— Eso es una forma sutil de decir que el norte es rencoroso, amigo Jon. — dije yo.

Entonces se levantó indignado, blandió una espada hecha con pajitas de colores y me enseñó los dientes, tres de ellos de oro. Y entonces ya no era Jon Snow, sino un yonki arquetípico, un caminante blanco, para entendernos.

Me asusté bastante, no por el yonki, sino por la súbita transformación de Jon Snow en yonki. Los yonkis no asustan, a bote pronto, pero si un famoso actor de series se transforma en yonki algo de caquita si que te haces encima.

A ver, pensándolo fríamente, hay muchos actores que son yonkis o que acabarán siéndolo. Lo raro del asunto fue lo repentino del cambio. En un momento tenía delante de mi un apuesto norteño, con su cara mezcla de fucker y pringao, y en cuestión de décimas de segundo, tenía un yonki desdentado amenazándome con una espada hecha con pajitas de colores.

— Eh, dame un euro, ¿no? Que no vengo a pincharte ni nada, solo quiero un euro. — dijo el yonki.

— Al menos te entiendo mejor que a Jon Snow. Toma, un euro. Y aparta esa espada de mi.

Y el yonki se reconvirtió en Jon Snow de nuevo.

— ¿Así que a un yonki le das un euro y a mi no? — me pareció entenderle.

— Perdoname, pero tu eres rico y guapo y apuesto. El yonki no es más que eso, un yonki, y se merecia el euro, por lo bien que se le entendía al hablar.

— Pues ol-ví-da-te de que pa-gue es-ta hor-cha-ta — esto lo pronunció muy despacito, regodeándose. Aún así me costó entenderle.

— Tranquilo, bastardo. Tengo euros de sobra. Y ahora, vete a matar muertos, que es lo que se te da bien, aunque sea un sinsentido.

— El norte recuerda — sentenció de nuevo.

— ¡Rencoroso! — le grité yo mientras se alejaba en lontananza.