13 años

Todo era distinto hace 13 años. No existía Facebook. Tampoco Twitter. Steve Jobs no había presentado el iPhone y reinaba Blackberry (yo llegué a tener más de uno...). No había cultura de la selfie. Las personas no producían el nivel de contenido que crean hoy, día tras día. Las marcas tampoco. Entonces, el foco de las compañías y marcas era otro. Comunicar de uno a varios. Un gran mensaje. Mucha televisión y avisos en papel couché y diarios. Y los reclamos los encontrarían solo por teléfono y mail. Eran invisibles, salvo por las cartas al lector de El Mercurio. Y de repente, el 2004 nació Facebook. Twitter lo hizo el 2006 y un año después vimos la aparición del iPhone. Y ahí empezó todo. Hoy, con los niveles de contenido, atención puesta en los teléfonos y redes sociales, y la interrupción que detestan las personas, lo que no entiendo, es como algunas marcas siguen pensando que vivimos en el 2003, negando la realidad y no preparándose con todo para los próximos 10 años.