Por más que queramos prepararnos y planear, hay que estar listas para perder el control. Una vez asumido eso, todo será más fácil y llevadero.

5 consejos que nadie me dio y que eché en falta a la hora de ser mamá

Estoy a unos días de celebrar mi primer año como madre. Y para celebrarlo, quisiera compartirles 5 consejos que nunca escuché y que me hubiera gustado recibir. Como casi todas las mamás normales que conozco (lo siento, conozco un par que no entran en esta categoría) traté de prepararme durante el embarazo para lo que vendría (lo cual no sirvió de nada), consulté con mis amigas-madres sus consejos y experiencias previas (sirvió muy poco), leí blogs, libros y consulté con médicos (sirvió de algo) y le pedí a mi propia madre que me diera sus más sinceras recomendaciones (sirvió para darnos cuenta que el mundo ha cambiado mucho en 30 años). Y aun así, nada pudo prepararme para lo que viviría en este primer año como mamá.

Por eso hice este listado con los 5 consejos que nadie me dio y que me hubiera gustado recibir para ahorrarme un par de sustos y tres mini-infartos.

Créeme: en seis meses no vas a recordar quién te dió ese regalo que tanto te gustó.

1. Marca cada regalo que te den, con el nombre de quien te lo dio.

Créeme: ni pasados 15 días vas a recordarlo. Dicen que el cerebro de la mujer sufre un choque físico y emocional tan fuerte cuando da a luz un bebé, que es normal que pierda la memoria. Dicen que eso ocurre para que no recordemos los dolores naturales que conllevan traer una criatura al mundo. El problema es que no sólo olvidas el dolor. También olvidas cosas importantes. Y es porque de repente, son demasiadas cosas las que tienes que atender. Por eso, cuando estás en embarazo y recibes regalos para tu bebé, crees que serán recuerdos imborrables. Normalmente, recibes muchos regalitos para tu bebé durante los babyshowers y los anotas en una lista. Pero hay otra buena cantidad, que te llegan cuando menos los esperas. Gente que te lo deja en la oficina, en un restaurante, en un encuentro casual. Regalos que te envían desde lejos, regalos que llegan a través de familiares, e incluso regalos tiernos e inesperados que te envían los colegas de tu esposo y que ni siquiera conoces. Y así, poco a poco, te vas llenando de hermosos detalles para tu bebé, dos o tres meses antes de nacer y cuatro o cinco meses antes de poder usarlos realmente. Y cuando días antes de que nazca tu bebé, organizas su cuarto, por supuesto desempacas todos los regalos y aquellas tarjeticas de ¨-De: -Para:¨ quedan en el piso y confundidas con plásticos y cartones. Por eso, hazme caso! Yo cometí el error de no dejar una nota en cada prenda de vestir, juguete, cobija, set de baberos, etc. con el nombre del generoso amigo que se había tomado la molestia de ir a comprar algo para mi bebé. Y esto se convirtió en un problema cuando un día, una tía que quiero mucho me escribió al WhatsApp: ¨-¿Podrías mandarme una foto con el vestidito que le regalé a tu bebé? ¡Quiero vérselo puesto!¨ ¡Morí de la vergüenza! ¡No tenía ni idea de cuál había sido el regalo! Son tantas las cosas nuevas e importantes por las que pasas rápidamente, que es difícil recordarlo todo. Y este tipo de pedidos por parte de tus familiares y amigos son constantes y normales. A eso le sumas el hecho que muchos regalos vas a usarlos en realidad después de varios meses. Por eso, si le dejas una nota al regalo con el nombre de la persona que te lo dio, meses más tarde puedes lucirte con cualquiera enviando una foto de tu bebé estrenando el regalo diciendo: ¨Gracías María! Mira lo linda que quedé con el vestido que me diste¨ y quedarás como toda una princesa. (Y no como yo, que pasé varias vergüenzas y me sentí como la más ingrata).

2. Organiza la ropa de tu bebé por tamaño, no por tallas.

Existen varios problemas a la hora de administrar la ropa de tu bebé. El primero es que la mayoría de regalos son ropa para recién nacidos o para sus primeros 3 meses de vida. Esto significa que te faltarán días para ponerle todo lo que te regalan, te donan o has comprado. El segundo problema, es que los bebés crecen sorprendentemente rápido, entonces muchas veces guardas una de tus pintas favoritas por dos semanas y cuando lo intentas de nuevo ya no le sirve. El tercero son las tallas. Las marcas de ropa de bebé no se ponen de acuerdo y no puedes dejarte guiar por el número de talla. A los 10 meses, mi bebé usaba ropa de talla de recién nacido y de talla de un año al mismo tiempo. Es muy importante organizar el armario de tu bebé cada mes y hacer inventario, pues es muy normal que pienses que algunas cosas le van a quedar grandes y por eso las guardes, para luego cuando quieres estrenarlas te des cuenta que ya no cabe, porque creció y ni te diste cuenta. (Y no es que me haya pasado a mí unas 23 veces, que va).

Sus bellos zapaticos sirvieron mejor como adorno de su pastel de Bautizo.

3. No compres zapatos de bebé antes de los 10 meses.

A no ser que los quieras lucir por ejemplo, como adorno en su pastel de Bautizo, como en la foto.
True story. Los zapatos de bebé son, para empezar, caros y bastante inútiles. Se ven preciosos en sus pequeños piecesitos, sí, pero no vale la pena la pelea. Para empezar, poner zapatos a un bebé es bien complejo: mueven sus piernitas como locos, no apoyan el pie, son estrechos, etc. Para cuando lo logras, gritas de euforia y sales corriendo por la cámara para tomarle una foto. Y cuando regresas, ya se ha zafado uno y el otro lo tiene en la boca. Por si fuera poco, ni siquiera en las fotos los zapaticos quedan lindos. Cuando están sentados en su cochechito sólo quedan viéndose las suelas. Y si todavía necesitas más razones, aquí tengo otras. Existe una altísima probabilidad de que salgas muy sonriente con tu bebé luciendo su bello calzado y regreses a tu casa aburrida porque uno de ellos se perdió en el camino. Dónde han quedado sus zapaticos? Es un misterio difícil de resolver. Y para rematar, tienes que lidiar con las tallas del calzado de bebé, que parecen estar diseñados para cualquier etapa menos para la que necesitas. Muchas veces intentaba ponerle un par, pero le quedaban muy grandes. Dos semanas después intentaba de nuevo y ya no le servían. (Y no, no es que se me hayan perdido dos pares de zapatitos ni que se hayan quedado sin estrenar otros tres).

Apóyate en esas amigas que te celebraron el babyshower! Ellas quieren ayudarte!

4. Delega, delega y delega. ¡Para eso son las amigas!

Saber cuándo pedir ayuda es de sabios. Y claramente, yo no lo hice. ¡Mira que me la ofrecieron todo el tiempo! Como buena mamá primeriza, dejé de hacer muchas cosas bonitas por falta de tiempo. Por ejemplo, no pude enviar unas preciosas notas de agradecimiento a quienes me ayudaron tanto en los babyshowers antes de que naciera. Se quedaron hechas sin enviar. Cualquiera diría que fue desidia mía, pero en realidad, cuando nace el bebé, no te quedan casi minutos libres y si los tienes, estarás en la ducha echándote shampoo. Una amiga puede ayudarte a buscar las direcciones postales de los invitados o a repartirlas entre los conocidos. Otra te puede ayudar a enviar el anuncio de nacimiento. El mío se quedó hecho en el computador. No me juzguen, ¡estaba enseñándole a vivir a un ser humano! (Otra mentira, pero a las madres nos gusta sentirnos importantes). Finalmente, yo recomendaría delegar en alguien la administración de los bonos de regalo, los cupones de descuento y las tarjetas que dan puntos. Estos regalos y promociones muchas veces expiran. O son iguales y no sabes cuáles usaste ya y cuáles no. O no son físicos sino que están en los correos electrónicos. O los usas parcialmente y olvidas que en la tarjeta aún tienes dinero para gastar. Y si ya de por si es difícil para una mujer sin hijos administrar un bolso (que ya sabemos que pueden tener adentro desde los tiquetes del cine de hace dos semanas o maquillaje roto que dejó todo lo demás manchado) pues imagínate (el no poder) administrar tu bolso, más el caos de tu pañalera. Para esto se necesita una mente tranquila, calmada y organizada, es decir, cualquiera menos tú. (Y no, no se me expiró ningún cupón con el 50% de descuento… -%#*@!- Sólo tres con el 75%!!!)

Que el gorro, que los guantes, que las mantas, que sus gafas, que su chupo. Si te llega a faltar algo vas a sufrir, por lo cual es muy importante ser sistemática a la hora de organizar la pañalera.

5. Escribe una lista con los artículos que debes llevar en tu pañalera.

No hacerlo me tomó casi siete meses en lograr que no se me quedara alguna cosa en casa. Cuando te estás alistando para salir tienes que pensar en muchas cosas y todas son importantes. Y si esas cosas no están en la pañalera, vas a sufrir pequeños infartos. Y es porque a pesar de que la pañalera parecerá el bolso de Mary Poppins, sólo podrás sacara de allí lo que tú hayas metido. Los primeros meses me sucedieron cosas inimaginables. Como haber alistado el tetero (botella, agua, leche) para dárselo durante un partido de baloncesto y al llegar al estadio descubrir que la botella venía sin chupo. O como empacar baberos y cuchara, pero la compota haberse quedado en el mesón de la cocina. O llevar su babero, compota y a tu bebé con cara de hambre y echar en falta su cucharita, mientras ves patos nadar frente al parque. O salir a un paseo corto pensando que vas a regresar temprano a casa y encontrarte a las nueve de la noche lejos de su cuna y sin su pijama. Parecen tonterías, pero en su momento, son grandes frustraciones y tremendos sustos. (Y no, no me tocó como medida de emergencia, comprar un termo deportivo de plástico barato para poderle dar a mi bebé de tres meses su tetero en el estadio).

****

Respira. Tranquila. Vas a lograrlo.
Eso sí, disfruta perdiendo un poco el control! Será más fácil para ti.

Te invito a que compartas tus propios consejos abajo en los comentarios.
Las futuras madres no nos harán caso, pero igual, intentarlo nos hace desde ya mejores! Y nos ayuda a sentirnos importantes, algo que creo, es de las cosas más bonitas que nos regala la maternidad.


Carolina Osorio es comunicadora, colombiana, radicada en Washington D.C.
Tiene un máster en periodismo televisivo del Instituto de Radio-Televisión Española (RTVE).
@caosorio23

Show your support

Clapping shows how much you appreciated CAOS’s story.