A cortar ese centro

No debe ser nada fácil ser arquero en el fútbol. Cuando me toca serlo en las pichangas de amigos, tapo más con los pies que con las manos. Y cuando alguien está cerca y creo hará un tiro fuerte, la reacción es casi saltar de espaldas para evitar que la pelota vaya a la cara y con algo de suerte aún podamos taparla.

Pero si eres un arquero profesional, el entrenamiento es mucho más arduo. La habilidad para saltar y tener reflejos rápidos es todo un arte. Aún así veo últimamente un movimiento que no entiendo en arqueros de equipos de élite. El último caso lo vi en un partido de hoy. Lo explico. Imaginemos somos el arquero y un rival viene por su banda izquierda para centrar a nuestra área (esto es, viene por nuestra derecha). En el momento que el balón cruza el área, la reacción normal del arquero es dar pasos hacia la izquierda, del primer al segundo palo, mirando el balón en el aire. Lo que sucede luego es que, si el rival logra cabecear, tengamos dos opciones. La primera, que cabecee hacia el segundo palo. Como nuestro movimiento fue hacia el mismo palo, con algo de suerte podemos saltar y evitar el gol. Pero, si el delantero rival cabecea al primer palo, es casi seguro nos agarrará de contrapie y es muy difícil podamos sacar esa bola.

Me pregunto entonces, si no sería más fácil, al ver el balón cruzar el área, salir a cortarlo con pasos (y un salto) hacia adelante. Es claro que si el balón es centrado hacia el extremo frontal del área (cerca al penal o más lejos incluso), quizá el arquero no llegue y mas bien esa salida sea en falso. Pero cuando el centro va cerca al arco, es mucho más lógico salte con firmeza y agresividad hacia el balón que estos pasos horizontales que luego lo dejan muy expuesto.

El gol de Diego Costa, delantero del Chelsea de hoy ante el Manchester City es un ejemplo de ello. El centro de Hazard se produce por la banda izquierda. El arquero Caballero del cuadro citizen, observa la trayectoria, de un centro débil y muy cerca a él, y el cabezazo lo agarra de contrapie. Pudo haber salido y cortado.

Este ejemplo lo veo mucho y cada vez más en distintos partidos y ligas. Me pregunto a qué se deberá que se repita y no haya soluciones al respecto. El juego aéreo no es nada fácil para arqueros, incluso de élite como Iker Casillas, a quien se le reprochó muchas veces sus salidas en falso a cortar centros.

Pienso es deber de los equipos mejorar esto, no acomodarse a la idea que “en esto el arquero no es bueno” y punto, para evitar dejar tan expuesta la defensa en un centro pues una vez el oponente logra conectar el balón, es casi una cuestión de vida o muerte el evitar el gol. Lo otro implicaría mas bien una preparación que permita dar más chances al equipo de evitar esos goles en contra.