Análisis

Dying Light + The Following

Antes de tener cualquier duda sobre el titulo aclaro esto, sí, voy a analizar Dying Light, pero también voy a analizar su DLC. Teniendo esto claro, empecemos con el análisis

Hace más de un año que salió Dying Light, juego que en el E3 (o varias ferias de videojuegos antes) pintaba bastante bien. Juego que era muy propio de la desarrolladora que lo hace, Techland. Esta empresa se caracterizó, y lo sigue haciendo, por hacer juegos divertidos, sí, juegos con los que no te tienes que concentrar demasiado en golpear a un enemigo. No son juegos de estrategia por turnos en los que tengas que tener en cuenta los recursos de cada individuo de tu grupo, ni que tengas que ver las estadísticas, números de un arma de aquí o un arma de allá. Son juegos con los que simplemente cogen los estereotipos de diversos temas como lo son los típicos zombis o las típicas películas de Hollywood y las convierten en videojuego.

Dead Island

Hace más de 4 años, salió un juego del genero zombi que tuvo mucha polémica entonces por diversas razones. Una de las cuales era la sexualizacion de algunos de los zombis por ser actrices porno, también la carencia de niños dio de que hablar y en algunos casos el movimiento feminista hizo que se tuviesen que disculpar los propios desarrolladores. Es un juego del que muchos de mis amigos y contactos han hablado de él, de lo bien que se lo han pasado, de lo bien hechas que están las armas, de su diseño, formato de juego, sensación, etc. A todo esto ya lo empiezo a decir desde el principio, para gustos colores. Me enteré por el 2013 que iba a salir un nuevo Dead Island, con una mecánica y vista de juego diferente, un juego que no me interesaba, pero el original me dio curiosidad para probar una versión gratuita durante todo el fin de semana de Steam en donde pude experimentar todos esos elogios.

Por supuesto el juego no es perfecto y tenía mis razones para sospechar y mirar algo de información, artículos, críticas y análisis sobre cómo era el rendimiento, su aspecto gráfico y su trama principal. En este encontré que, por supuesto, no era un juego excelente y es que cuando oyes opiniones de otros jugadores hay que contrastarlas con otras para ver como de buena puede ser una obra y cómo podía afectar a tu experiencia como lo hizo conmigo. Una obra que me dejó mal sabor de boca por su pobre hilo argumental y personajes aburridos, incluso la experiencia de juego que tuve fue pobre y carecía de muchos aspectos para que pudiese continuar.

Dying Light

Frente a este fracaso, años más tarde se anunció el juego que voy a analizar a continuación, Dying Light. Lo compré el mismo mes que salió. Mucho interés, esperanzas en que me satisficiera como no lo hizo la anterior entrega y que hiciera que me lo pasase bien destruyendo no-muertos. Quería tener esperanzas en que todas las decisiones que hubiesen tomado estuviesen bien ejecutadas. Las primeras impresiones que tuve de el fueron muy buenas, es un juego que gráficamente se ve como un juego AAA de 2015. Una obra en la que la sensación de juego es muy buena, en la que sientes que estás en ese mundo y puedes saltar y correr perfectamente de los infectados. Los mapas no son los más grandes para un juego de mundo abierto. A medida que avanzas en el juego descubres una nueva ciudad en el que el nivel de dificultad (según mi experiencia) es superior. Las armas te hacen recordar mucho a Dead Island y es por eso que es tan característico este juego. Es como el hermano de Dead Island, coge todos los factores erróneos de la anterior entrega y los mejora notablemente en este, añadiéndole una nueva mecánica: el parkour.

Dying Light convierte el juego de zombis divertido que era Dead Island y lo mejora con una nueva mecánica, el parkour. El diseño de los mapas es muy favorable y hace que no te tengas que topar con una horda de no-muertos y tengas que estar dándote de golpes con estos hasta que tu arma se destroce por completo. Las armas en este juego cogen mucho de su ‘antecesor’. El diseño de armas es muy original, añadiéndole piezas y diseños que puedas encontrarte por la ciudad de Harran. El mapa está cubierto de utensilios que te ayudarán a sobrevivir y mezclar instrumentos para poder hacer ganzúas, botiquines, etc. Una mezcla de supervivencia con parkour en la que te verás sumido en escenas muy divertidas cortando cabezas y otras en aprietos intentado encontrar botiquines o utensilios para poder fabricarlos y seguir peleando.

Por supuesto no todo en este juego es perfecto, porque todavía no hemos hablado de su trama. Es verdad que he mencionado todos los factores que coge de un juego u otro y los mejora (como Mirror’s Edge, que se me ha olvidado) haciendo una mezcla muy buena, pero en cuanto a su hilo principal, su argumento y sus personajes no es muy acertado. La trama se ambienta en la ciudad de Harran, por una infección en donde se puede ver y profundizar sobre todo lo que sufren los supervivientes y todo lo que están pasando. Todo esto se va cuando ves que su estructura narrativa en cuanto a lo jugable es muy básica, eres el recadero. Eres el protagonista (héroe) que hace todas las tareas de los mal heridos para poder salvarlos de unos malos muy duros en donde el jefe final es bastante cutre y donde toda la trama se centra sobre una cura que nunca llega.

Parece que lo estoy amando y odiando a la vez, es verdad, me parece muy divertido y muchas de las sensaciones que transmite te empuja a seguir jugándolo. Pero por otro lado no es más que un juego AAA dirigido al amplio público con muchas interfaces y facilidades con las que al principio te prometen pasar unas noches aterradoras y después ves como puedes pulsar unos botones y volver a una zona segura, dormir y ver que aquí no ha pasado nada.

Dying Light: The Following

Y como he dicho al principio de este análisis voy a hacer una incisión del contenido descargable que me he comprado semanas atrás por la experiencia de juego, “The Following”.

Ahora en vez de empezar por lo bueno y las buenas sensaciones que me ha creado este DLC, vamos a empezar por lo negativo, ya que estamos. “The Following” arrastra muchos de los fallos que tiene el juego original, la dinámica de el recadero. Esta vez vas a una zona donde viven sin infectarse aunque les muerdan, pero aún así tienen problemas para poder salir de la zona e instalar unos cuantos cables. La trama se ambienta en un nuevo mapa en donde esta vez no hay edificios a los que agarrarse, es decir, el parkour sigue vigente pero en pocas ocasiones debido a su sustitución por los buggys. Coches todoterreno con los que puedes ir por cualquier lado, atropellar zombis y caer desde alturas bastante grandes. Pero eso sí, por el precio del propio genero, la supervivencia. Aquí tu coche es tu medio y por ello es lo más importante para poder hacer todas las tareas encomendadas. Por ello si alguna pieza está rota la tienes que arreglar o si te falta gasolina tienes que encontrar y echar tú mismo, te buscas la vida. El mapa es abierto lo cual da rienda suelta a este nuevo medio para poder trasladarse por todo el mapa, en el cual en ocasiones puede ser algo confuso.

La trama gira en torno a una secta que se supone da con la solución al virus. Esto hace que tengamos que encontrarlos para poder ver el origen de esta historia. Personalmente, me resulta más interesante y creo que puede dar más de que hablar que la propia trama de la historia del juego principal. El final te da opciones de elegir y su propio jefe está mucho mejor elaborado. En fin, es un contenido descargable que, a cualquiera que le haya interesado un poco el juego original, va a disfrutar mucho más.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.