Aparece todos los días

por Sergio Sala
Este artículo llega primero
al boletín de la comunidad

De vez en cuando encuentras personas que están haciendo cosas geniales y te preguntas cómo es que lo han logrado.

Te sorprendes de la calidad de sus sitios web, del increíble trabajo que hacen o de los valiosos artículos que escriben.

Piensas que estas personas ya tenían el talento nato que, por un momento, tu maligna mente te hace pensar que no será tu caso y que no serás capaz de lograr tus metas como ellos.

Imagina como estaban mis ánimos cuando comencé a escribir este blog y veía a otras personas publicar artículos increíbles, mientras yo no podía pasar del “Hoy quiero contarte que…” en mis escritos.

Lo mismo cuando hice el primer sitio web para un cliente. Sólo quería robar la mente de mi diseñador web favorito por unos minutos para lograr un proyecto genial como los que él hace.

El problema es que se nos olvida que la más reciente entrevista que le hicieron a esa persona es simplemente una versión resumida de su éxito y no nos damos cuenta del extenso tiempo que le costó haber llegado a su propia cima.

En la mayoría de los casos existe una historia llena de rechazos, intentos y pequeños logros que pasamos por desapercibido.

Por eso me gustaría darte un consejo que casi nunca vas a escuchar (ya que no es fácil de replicar ni de vender como una solución de marketing) para borrar esas dudas mentales:

Debes de aparecer todos los días para consolidar tu éxito.

Esa es la mera verdad.

Te lo digo por experiencia porque justamente estoy celebrando un nuevo aniversario con mi blog y me doy cuenta del gran cambio que he tenido a través de los años.

La primera vez que publiqué un artículo no tenía ni la menor idea de lo que estaba haciendo. Aparte de mis padres, quizá solo cinco amigos me leían, y eso porque los obligué a hacerlo.

Aún con los errores de ortografía, cada día intentaba escribir algo.

Unos 20 amigos más me leyeron. De pronto personas que no conocía. Así hasta ahora que me leen miles de personas.

Cada día hacia algo nuevo para crecer el blog.

Visitaba eventos para conocer nuevas personas. Publicaba una nueva imagen en las redes sociales. Le escribía un correo a alguien de mayor experiencia.

De hecho muchas veces me salieron las cosas mal. Mis artículos estaban repletos de faltas de ortografía. No estaba seguro si le iba a gustar a mis lectores lo que publicaba.

Pero aún con esos fallos, no me detuve y seguí mostrando mi mejor cara.

Ahora me doy cuenta que trabajar todos los días ha rendido sus frutos.

Tengo un movimiento mucho más sólido, con un mensaje más claro y, ¡con una audiencia que crece cada día!

Solo sigue apareciendo. Haz cosas que valgan la pena… algo que te emocione. Tu tribu te encontrara pronto.

Sé consistente para consolidar tu éxito

La fama no llega de la noche a la mañana.

Aquel bloguero que admiras se volvió famoso después de escribir más de 50 artículos.

Ese gran fotógrafo no deja de tener proyectos después de haber tomado por lo menos 5,000 fotos.

O ese arquitecto que de la nada es reconocido nacionalmente, lo logró al terminar su onceava construcción.

Si quieres ver números grandes muy rápido podrás comprar seguidores o usar trucos de marketing, pero si quieres tener un proyecto que realmente influya, la mejor forma de lograrlo es través de mucha prueba y error. Cada día. Por lo menos de aquí a dos años.

Cuando trabajas diariamente, aunque sea con el más pequeño de los detalles, perfeccionarás el arte del trabajo que estás haciendo.

Generarás autoridad en tu tema por el constante aprendizaje que tendrás. Podrás ganar dinero gracias al enorme conocimiento que aportarás con tus servicios.

Podrás resolver la mayoría de tus problemas al tener un proyecto con mayor claridad. Crearás una audiencia más interesada en el mensaje que estarás aportando.

Desarrollarás muchas habilidades que antes no tenías como también aprenderás a comunicarte con las personas de una mejor manera.

Todos tenemos sueños pero para hacerlos realidad, se requiere un montón de determinación, auto disciplina. Esforzarse es la vía más corta hacia el éxito.

Así me gustaría que te hagas una promesa de aparecer todos los días de alguna u otra manera para llegar a la meta que quieres alcanzar.

Pon un calendario de actividades. Escribe un artículo, haz un podcast, tuitea algo, graba un video, comienza un libro, conecta con esa persona que admiras, diseña algo, vende un producto.

La forma no importa mucho. Tampoco tienes ser el mejor al principio. Pero si necesitas estar ahí para hacer algo.

Así que haz algo que importe, da lo mejor de ti y practica todos los días.

La combinación de frecuencia y esfuerzo eventualmente te llevarán a hacer algo genial.

Cuando mires atrás y veas la cantidad de cosas interesantes que hiciste (lo que echaste a perder y lo que aprendiste), muy pronto reconocerás lo increíble en que se ha convertido tu proyecto.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.