BANCOMER arruinó mi cumpleaños

Faltan 10 días para mi cumpleaños 30, quienes me conocen saben lo feliz que me hace celebrar mi aniversario; en general, me gustan los cumpleaños, los de mi familia, mis amigos, me emociona la parte de felicitar a alguien por haber vivido (y en algunos casos sobrevivido) a un año más en esta tierra, celebrar, enviar felicitaciones así sea por Facebook, y cuando se puede, hasta abrir o dar muchos regalos.

Pues bien, mis dos opciones de regalo de cumpleaños (cortesía del novio) me fueron ofrecidas esta mañana:

Un viaje redondo a Europa para asistir al Startup Extreme en Noruega, evento al que fui invitada hace aproximadamente 1 mes y medio, o una MacBook Air 13".

Como niña chiquita quise decir: “los dos los dos”, pero viviendo juntos, una sabe como va el asunto de gastos (renta, comida, mascota, transporte y una mudanza de regreso al reino de los tacos a finales de este mes), por lo que obvio tenía que decantarme por una opción -la otra llegará después-. Realicé una pequeña encuesta en mi perfil de Facebook, solo para conocer que harían otras personas como yo -techies y nómadas-. Obviamente ya saben la respuesta… ¿verdad?

Allá va la emocionada de mi a Skyscanner.com, ¡pum! el vuelo a un precio increíble, fechas que me acomodaban no solo para ir al evento programado, sino para viajar un mes por Europa; ya me hacía yo con mi maleta caminando por las calles de Oslo, de Copenhague, de Varsovia… hasta que recibo el mensaje: tarjeta declinada. Por favor verifique sus datos, si estos son correctos por favor contacte a su banco. Que ganas de aplastarle a una el sueño en cuestión de minutos.

¡Que flojera! pensé, intentemos otro sitio. Voy a OneTravel, hago la compra, ningún problema, hasta que otra vez aparece el mensaje: tarjeta declinada. Por favor verifique sus datos, si estos son correctos por favor contacte a su banco. Orbitz, lo mismo; American Airlines, también; Skytours, tómala. En todos y cada uno de estos sitios, tarjeta declinada.

A estas alturas yo ya estaba que me sudaban las manos (y los piecitos, si, son pequeñitos), ¿cómo es posible? me pregunto, entro a mi servicio de banca en línea, todo aparece en orden, ahí esta el dinero. Seguro a estas alturas están pensando ¿y porqué no usas otra tarjeta? Solo tenemos una tarjeta porque la del novio venció en Febrero -y no se dio cuenta antes de salir de México *facepalm*-; por el momento, todo lo hacemos vía nuestras cuentas de Paypal, que son las que usamos para todos los trámites en línea y mi tarjeta de débito. No usamos tarjetas de crédito y no planeamos hacerlo. Y la razón por la que no pagué con Paypal, es que este mes decidimos mandar toda la plata a la de débito. Ni idea que esto sucedería.

Voy a Twitter, mando algunos mensajes a @BBVABancomerRe, las soluciones de siempre: mándanos tu nombre y tu número, les respondo que vivo en Colombia aunque mi tarjeta es de México, ah, entonces marca a este número. En ese momento algunos de mis amigos me empiezan a dar tips: marca a este número que tiene que ver con consumos, otros tantos me dan una pista sobre la razón que mi tarjeta (con todo y plata) no es aceptada: si tu tarjeta es Bancomer y encima VISA Electron, olvídate de poder pagar algo en línea.

Intenté, antes de caer en la desesperación, hacer mi compra en otro sitio, uno mexicano. Me voy a BestDay.com.mx y sorpresivamente, encontré el vuelo incluso un poquito más barato, y ahí voy con toda la ilusión a llenar mis datos, los datos de mi tarjeta, confirmar… cargando (no cierre ni actualice esta página mientras hacemos su compra)… me aparece una nueva pantalla en la que leo: “estamos confirmando sus datos, puede usar este número para verificar su reservación”. Muy bien. Parece ser que no hay ningún problema.

Como a los 20 minutos, cuando vi que no había ningún correo de BestDay, decidí verificar en el sitio si había algún problema con mi reservación. Al introducir el número, me arroja el mensaje: “hubo un problema. Por favor contacte a su banco para evitar un cargo doble.”

Nuevamente, traté de conservar la calma, vi que tenían un número disponible para Colombia, marqué, la señorita Gala me atendió. Después de darle mi número de reserva, verificar mi itinerario, llegamos a la parte importante: ¿porqué declinaron mi tarjeta?

-Aquí aparece que no pudimos hacer el cobro a su tarjeta.
-Si, eso pensé, pero antes de hacer la compra, me aseguré que en su sitio si aceptan débito. ¿Qué problema puede ser?
-¿Su tarjeta pertenece a…?
-(la interrumpo) Bancomer.
-¿Débito? ¿Bancomer? Me temo que no la aceptamos. Si tiene una tarjeta de débito Banorte, Banamex, HSBC, entonces podemos hacer el cargo. Pero Bancomer no. Lo siento.

En Twitter ya tenía varios mensajes con algunas sugerencias más, intentar Entropay, solicitar una tarjeta prepagada o virtual. Me registré en Entropay y Neteller, pero ya no transferí dinero, con mi suerte, no vaya a ser que en una de esas pase algo extraño. (Update: Andrés Bianciotto me acaba de sugerir Payoneer)

No me gusta tardar horas en el teléfono hablando con atención al cliente, normalmente me tienen jugando alguna especie de Simón dice, apretando un número tras otro en el menú, y esperando con una musiquita que usualmente me crispa los nervios, sobre todo cuando estoy enojada. Pero no queda de otra, ahí voy armada de paciencia y marco a uno de los números que me ofrece Bancomer para realizar aclaraciones.

-Buenas tardes, habla Juan*, con quien tengo el gusto.
-Hola Juan, buenas tardes, con Alejandra Jiménez.
-Señorita Jiménez, dígame, ¿en qué le puedo ayudar?
-Hoy intenté hacer la compra de un vuelo en línea y en cada uno de los sitios donde puse los datos de mi tarjeta, me decían que lo han declinado. Incluso, en el último, de plano me dijeron que la razón por la que no aceptaban mi tarjeta es por ser Bancomer.

Me piden mis datos, los datos de mi tarjeta, les explico lo que ha pasado con cada sitio y los mensajes exactos que me han arrojado al rechazar mi tarjeta. Se corta la llamada. Vuelvo a marcar. Doy la misma información. Llegamos a la parte donde pregunto ¿qué puedo hacer para comprar mi boleto en línea?

En una de las llamadas (hablé con 3 personas diferentes porque se cortaba), el hombre que me atendía al otro lado de la línea, terminó diciendo:

-Mire, la cuestión aquí es que Bancomer tiene unos protocolos a los que varios sitios no están sujetos, son cuestiones de seguridad, y por lo tanto no pueden aceptar su tarjeta. De hecho son pocos los sitios en línea que aceptan tarjetas de débito Bancomer.

¿Me estás diciendo que mi tarjeta por ser de TU banco, vale dos cacahuates? ¿Protocolos de seguridad para quién? ¿para mí? ¿para tu banco? ¿porqué nadie quiere aceptar tarjetas Bancomer? Mil preguntas quería hacerle a quien me atendía por teléfono y terminé por desahogarme diciéndole que era irreal; que ni siquiera podía hacer una transferencia para que alguien mas pagara el boleto por mi (¡gracias Pau por el ofrecimiento!) porque el sitio no permite actualizar mi número telefónico para banca móvil, que estoy viviendo en otro país y tampoco puedo ir a una sucursal Bancomer como me piden (aunque aquí hay BBVA Bancomer, soy extranjera y no puedo realizar ningún trámite, y ellos no pueden ayudar a alguien con una cuenta abierta en México).

El, solo me dice que me entiende, que lamenta la situación, pero no hay nada que pueda hacer, que no podré comprar en línea porque Bancomer aparentemente es repelente natural para los sitios web. Sobre las transferencias me dice que puede intentar comunicarme con otro departamento para ver si es posible realizar una transferencia a terceros vía teléfonica. Acepto. Me atiende Carmen* a la que le explico mi situación, me responde que vía telefónica solo puedo hacer transferencia entre mis propias cuentas pero no a terceros. Me ofrece comunicarme con el departamento de banca móvil “quizás ellos puedan hacer algo respecto a la actualización de sus datos y pueda tener acceso a mas opciones” me dice. Acepto. Me atiende Miguel*, explico mi situación por enésima vez, Miguel me dice que efectivamente para realizar una actualización de mis datos necesito ir a una sucursal en México, le repito que no estoy en el país, que el número que aparece como válido para mi banca móvil ya no es ese número, que necesito cambiar ese dato únicamente, le digo que me resulta increíble que un servicio de banca en línea requiera que vayamos a una sucursal solo para decir: este es mi nuevo número telefónico. Responde que entiende. Se que es su labor darme respuestas positivas y que parezcan que tiene empatía con el cliente a que atiende, o quizás si la tiene, pero es difícil decirlo después de escuchar la misma frase una y otra vez en menos de 1 o 2 horas. Alguna vez trabajé en el sector de servicios, creo que por eso me resulta frustrante escuchar respuestas programadas que no me tranquilizan. Me dice que podemos intentar con el nuevo número que planeo darle, que va a hacer una comprobación de los datos para saber si aplica el cambio y si con ello puedo tener acceso a mi banca móvil. Pero no es seguro.

Se corta la llamada.

Me siento frustrada para volver a llamar. Quizás mañana.

Así, pero en vez de traje azul, pijama, en vez de teléfono rojo, un celular blanco y en vez de Beyoncé… yo.

Yo solo se que por el momento, mi tarjeta del Transmilenio sirve mas que mi tarjeta de débito, me lleva a lugares, no veo al torniquete de la estación Alcalá rechazándola.

Bancomer, gracias por nada, por hacer de mi experiencia en línea una pesadilla y sobre todo por no ofrecer soluciones realistas a los problemas que tus usuarios que viajan al extranjero pueden -y tienen- que enfrentarse. Si ofreces un servicio de banca en línea, bien podrías permitir actualización de datos (por algo pides que haga login con número de tarjeta y contraseña, y por mi podrías pedirme hasta mi cumpleaños y el nombre de mi perro), si con ello puedo hacer los cambios necesarios para hacer uso de tus servicios.

Bancomer arruinó mi cumpleaños. Tan Tan. Solo les faltó decirme:

Y hágale como quiera.”

Parece que hay una solución, que no tiene nada que ver con Bancomer o mi cuenta, si se concreta, ya les contaré como me va por Noruega. Mientras tanto, esto haré con mi tarjeta cuando llegue a México:

Adjø!