Canoa Global: Llevando la voz del bosque a los oídos de la urbe

Desde tiempos remotos, el agua ha sido para el ser humano una condición vital. Legendariamente ha existido la necesidad en las poblaciones de concentrarse cerca de las costas o a orilla de los ríos y lagos. Los Pueblos Indígenas, en sus territorios ancestrales han navegado y protegido las vías acuáticas que los conectan con islas, archipiélagos u otras zonas distantes, con objetivos diversos, pero con la única finalidad de la supervivencia y permanencia de sus tradicionales estilos de vida. Prueba de esto se encuentra en la Declaración de Kioto de los Pueblos Indígenas sobre el Agua, lanzada en el 2003 a nivel mundial en la que solicitan que las Comunidades Indígenas puedan ejercer su derecho a la libre determinación para los asuntos relacionados con el agua a todos los niveles, y así acordar su propia forma de administrar, utilizar, regular, conservar y renovar sus recursos hídricos con su particular visión de entender el agua como un recurso sagrado, que no puede poseerse.

«La relación que tenemos con nuestras tierras, territorios y el agua constituye la base física, cultural y espiritual de nuestra existencia. Esta relación con nuestra Madre Tierra nos obliga a conservar nuestra agua dulce y mares para la supervivencia de las generaciones del presente y del futuro». —Inciso 3 de la Declaración de Kioto de los pueblos Indígenas sobre el agua.

Las poblaciones indígenas, forestales y comunales, han atravesado la inmensidad de los océanos, han sorteado las poderosas aguas de los ríos en todos los continentes, han navegado los grandes lagos en una peculiar embarcación, la Canoa Global. En una primera estación la canoa navegó por el rio Sena en un acto sin precedentes, donde decenas de personas indígenas y campesinas de diferentes partes del mundo convergieron con la finalidad de difundir sus mensajes y propuestas en cuanto a la preservación de los bosques y acciones para contrarrestar los embates del cambio climático.

Esta canoa simboliza la lucha y dedicación de grandes seres humanos quienes lo han dado todo por el bienestar de su gente, por un sabio progreso en sus territorios. Personas líderes defensoras ambientales como Berta Cáceres, Nelson García, Walter Méndez, entre otros, asesinadas por el solo hecho de ejercer sus derechos territoriales, de proclamar a viva voz el derecho a la consulta previa, libre e informada de las comunidades; asesinadas por preservar los bosques, por resguardar los ríos.

«Nos consideramos custodios de la naturaleza, de la tierra, y sobre todo de los ríos» —Berta Cáceres.

La labor de quienes tripulan la Canoa Global que arribará en la ciudad de Nueva York el próximo 22 de abril, y que surcará las aguas del East River, es difundir y hacer entender a los líderes mundiales, tomadores de decisiones y a la sociedad en general, los mensajes que como pueblos indígenas y comunidades forestales alrededor del mundo buscan materializar; mensajes traídos desde los territorios, mensajes proclamados durante la COP21 en París, mensajes que hoy vienen a reafirmar, a reivindicar, a ratificar a favor no sólo de los pueblos ancestrales, sino de la humanidad y a favor de la Madre Tierra.

El fortalecimiento de los derechos territoriales para los pueblos indígenas favorece la lucha contra la pobreza, el crimen organizado y el cambio climático, al igual que tiene gran significancia en términos de justicia social ya que alrededor de 2.500 millones de personas dependen de tierras indígenas y comunitarias, sin embargo, solo están legalmente tituladas una quinta parte de los territorios. Datos salidos de investigaciones realizadas por diversos organismos internacionales demuestran claramente la veracidad de éstos datos y tendencias:

  • Una revisión de 130 estudios locales en 14 países, elaborada conjuntamente entre la Iniciativa Derechos y Recursos (RRI por sus siglas en inglés) y el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), encontró que los bosques gestionados comunitariamente sufren menos deforestación y acumulan más carbono que otros bosques.
  • A nivel mundial, alrededor de 85% de las áreas con alta biodiversidad coinciden con tierras tradicionales indígenas. Global Environment Facility.
  • Las masas boscosas que gestionan los pueblos indígenas almacenan 37.700 millones de toneladas de carbono, esta cantidad es mayor que las emisiones mundiales de CO2 durante el 2013. RRI

En el día internacional de la Madre Tierra, en un acto histórico, las firmas de 155 naciones ratificarán un acuerdo de lucha colectiva en contra del cambio climático, es un compromiso de todos. Los Pueblos Indígenas han asumido ese compromiso desde tiempos inmemoriales, tienen el conocimiento ancestral, y al no ser incluidos en los acuerdos y propuestas, esas firmas estarían dibujadas al aire. Por tal razón, representantes de pueblos indígenas de Indonesia (AMAN), de la Amazonía (COICA) y Mesoamérica (AMPB) navegarán las aguas del East River en Nueva York, y ratificar a la vista de todos la importancia de la inclusión de nuestras propuestas como herederos de tierras resguardadas por milenios.

En esta segunda ocasión la Canoa Global desembarcará en el edificio central de las Naciones Unidas y se proclamarán una vez más el derecho a la titulación territorial habiendo demostrado claramente la responsabilidad de las comunidades por salvaguardar los bosques; el derecho al financiamiento territorial para combatir al cambio climático; reafirmando nuestro derecho al consentimiento libre, previo e informado; interpelando a nuestro derecho de no ser criminalizados por defender lo que día a día protegemos, nuestro proveedor irremplazable… el Planeta Tierra.


Para mayor información visita nuestros sitios: Facebook | Twitter | Web Canoa Global