Con situaciones reales, se aprende mejor

Siempre he sido partidario de que si deseas aprender algo nuevo, la mejor forma de hacerlo es enfrentándote a situaciones reales.


Cuando estudiaba la preparatoria, tenía compañeros que eran malos en las matemáticas, otros eran buenos en matemáticas pero eran malos en química, también me incluyo. Así podría pasarme haciendo una matríz en lo que somos buenos o no.

¿Cuál es el común denominador de todas esas situaciones? La falta de interés. No estoy diciendo que te mentalices de que si algo no te gusta, te tortures repitiendo mil veces que sí te gusta hasta que el cerebro se canse de contar ovejitas. Sin embargo, puedes buscar situaciones reales donde se puedan aplicar, al final de cuentas, por algo quieres aprender algo nuevo ¿no?

Es algo que vemos en los niños, por su alto interés en hacer preguntas y su gran nivel de curiosidad.

Me gustaría listar algunos ejemplos curiosos de algunas áreas de nuestro entorno:

Finanzas

Me encanta ver fórmulas complejas donde puedes calcular: indicadores de rentabilidad, PIB, inflación, intereses (todas la variables que conlleva) pero ¿qué significado pueden tener si nuestro objetivo es entenderlos? Un ejercicio bastante interesante es ver las noticias donde muestran la situación actual del país donde se mencionan muchos conceptos utilizados en el entorno financiero. También puedes ver como funcionan las empresas que están en el mercado, aunque es más divertido ver como quiebran, el morbo ayuda bastante.

Aprender un nuevo idioma

Curiosamente cuando estudiaba la preparatoria la materia que más odiaba era el inglés. ¿Qué me permitió aprenderlo más adelante? Cuando entré a la universidad trabajé como mesero en un bar de playa donde lo que más frecuentan eran turistas extranjeros, en especial canadienses. Llegaban pidiendo información de algo que no sabía como responder, era tanto la frustación que sentía la necesidad de poder comunicarme. Como primer paso estudié en una escuela de inglés donde te ayudaban a agarrar confianza y buscar nuevas formas de aprender eficientemente.

Para aprender no es necesario entrar a una escuela de inglés, muchas veces te ayudan a mejorar tu forma de aprendizaje, a conocer la semántica y escribir correctamente. Sin embargo, tu nivel de inglés depende mucho de la dedicación siendo resultado del interés que puedes tener en aprenderlo. Por cierto, algo que me ha funcionado a mí para mejorar mi vocabulario es leer artículos que hablen de otros países, no sólo te ayuda en aprender el idioma sino también a comprender su cultura. Al igual que cuando lees esos temas que probablemente solo a ti te gustan.

Comprender que es una derivada o una integral

Siempre dicen que esas materias son del demonio y que alguién las inventó para torturarnos. Después de estarlo meditando por muchos años, no siempre es así. Para los que estudiamos ingeniería encontramos muchos campos de aplicación, pero no sólo es exclusivo de la ingeniería, también se aplica en las finanzas, en el cambio climático y también en la electrónica (las transformadas de Fourier son el pan de cada día), es decir, en toda nuestra vida cotidiana, así que hay mucha tela que cortar.


Lo importante de todo esto es que a través de situaciones reales empieces a utilizar los conceptos más comunes desde su aplicación lo cual nos lleva a otros conceptos pero dado a nuestro interés, estamos dispuestos a investigar.

En ocasiones, muchos suelen decir que hay quienes se les facilita más el aprendizaje sin necesidad de estudiar tanto, en parte es verdad, en mi caso, yo no poseo esa habilidad pero las ganas de aprender ayudan mucho.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alberto Pat’s story.