Imagen: http://salesianossantander.org/wp-content/uploads/2014/11/Captura-de-pantalla-2014-11-03-a-las-20.27.50.png

Creo que lo llaman amor

No estoy muy seguro de cómo describirlo exactamente. Es más, corro el riesgo de que esto no sea ni siquiera algo parecido, pero no tengo nada mejor con qué (o quién) compararlo. ¿Cómo exactamente describes aquello para lo que no existen palabras suficientes? ¿De qué manera el eufemismo no se hace omnipresente cuando trato de expresarte lo que estoy sintiendo?

Creo que sí es. Lo siento cada que te miro a los ojos, encontrando el lunar debajo de tu párpado. Cada vez que me sonríes, que te enojas, que frunces el ceño y tus labios me invitan a unirlos con los míos. Cada que hago un plan a futuro, solo para asegurarme que estarás junto a mí. ¿Cómo estoy tan seguro? No lo sé; pero sí sé que tus piernas tiemblan cada que te abrazo, que tu respiración se entrecorta y que mi corazón se acelera sin control.

Lo percibo cada que nuestras miradas se unen en silencio y las lágrimas quieren brotar, y no entendemos el porqué. Cuando nuestros cuerpos y nuestras almas conjugan algo más que una simple ecuación, para materializarse en una sola emoción, donde tú y yo perdemos nuestros límites. Cuando simplemente te tomo de la mano y entrelazo mis dedos, para después besarla como un príncipe a su princesa.

Lo sé pues para mí eres hermosa todo el tiempo; con el cabello recogido y los labios carmín; con el cabello despeinado y la cara limpia por la mañana; con los ojos cansados de un día laborioso. Lo sé con cada palabra que me enseñas, cada pensamiento que compartes, cada vez que recoges mi desastre para darle un orden a mi vida. Y es que eres tan fuerte y a la vez tan frágil, que no hay manera de evitar que tenga miedo de que te lastimen y esté celoso hasta de tu sombra.

¿Cuántas historias nos quedan por escribir? ¿Cuánto tiempo nos queda? ¿Qué pasará si algún día dejo de sentir esto? No lo sé, aunque me guste pretender que lo sé todo. Pero justamente contigo me gusta olvidar esos detalles aunque sea por un momento. Contigo no me importa si es un segundo o una eternidad. Si será hasta mañana o hasta que ambos seamos viejos. Si te tomarás un tequila en mi ausencia… o yo tendré que llorarte por las noches, pues mi corazón te siguió a donde te hayas ido. Solo sé que no escogería a nadie más, pues tú eres mi momento. Mi presente.

Yo no sé bien cómo describir esto, pero me han dicho que algunos le llaman amor. Y si es así, me alegra descubrirlo cada día contigo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.