Cuando Valentino habla, el resto escucha


Faltaban pocos minutos para la rueda de prensa anterior al Gran Premio de Japón en Motegi. Se ven caras cansadas. Algunos todavía ni han llegado al circuito. Otros llevan 24 horas de retraso gracias a una chapuza de Qatar(con Q) Airlines. Lo del jet lag afecta a unos más que a otros, se nota la experiencia. Nick Harris, principal comentarista del canal de MotoGP y moderador durante las ruedas de prensa, intenta poner orden.

La habitación es un gallinero, suenan móviles y se habla alto. Aleix Espargaró aprovecha los últimos segundos para enseñar algo en el móvil a Valentino Rossi y Marc Márquez, se parten de risa justo antes de que Nick ponga calma. Jorge saludo a Marc, se dan la mano. Y el moderador continua con su papel presentando el 15º gran premio del calendario. Maverick Viñales, Aleix Espargaró, Valentino Rossi, Marc Márquez, Jorge Lorenzo e Hiroshi Aoyama esperan las preguntas más formales y rutinarias, y las que intenta sacar algo más que un par de frases aprendidas de memoria. Habrá preguntas para todos, pero durante esa media hora hay minutos de absoluta atención y silencio, de respeto, de oídos afinados al máximo. Y es que cuando Valentino Rossi habla, el resto escucha.

Las primeras, lanzadas por el propio Nick Harris, no son más que un trámite. Preguntas cuya respuesta podría dar cualquiera, son las “no hay rival pequeño” del motociclismo. Aportan poco pero hacen felices a patrocinadores y equipos con unos minutos de televisión. Los más jóvenes y humildes, pueden dejar de sentirse meros espectadores ante la presencia de tres leyendas como Rossi, Lorenzo y Márquez. Empezamos repasando Aragón con sus protagonistas, preguntando a Vale cómo se encuentra tras la caída. Pasamos después al piloto local, Aoyama, que lleva 14 años “de internacional” y desvelará sus planes de futuro a finales de esta semana. Luego a Aleix y Maverick, presentes por su fichaje con Suzuki: todo son buenas palabras y sonrisas. Lógico.

La clase comienza poco después, Mela Chércoles y Manuel Pecino toman la iniciativa. Preguntan sobre el sistema flag-to-flag, sobre el sistema seamless de Yamaha, la aerodinámica del casco y mono de Lorenzo etc… A Marc, le lanzan una pregunta sobre el césped artificial. Sabe de lo que habla y opina que habría que quitarlo de las zonas de frenada. En la rueda de prensa asisten como teóricos iguales, pero está muy lejos de la realidad. A Marc le preguntan con una sonrisa en la cara, con admiración. A Jorge esperando que lance alguna indirecta. Pero a Valentino, a Valentino le preguntan con ganas de escuchar.

La diferencia es notoria cuando un periodista nipón se dirige al trio Marc-Vale-Jorge. Es el primero en sacar el espinoso tema de Jules Bianchi y la seguridad. Se espera lluvia este fin de semana y pregunta si afectará al rendimiento de los pilotos. Marc pasa por el tema con pies de plomo, con respeto.

Valentino se inclina y toma el micrófono, la actitud es muy distinta y sus compañeros prestan atención. Se solidariza con Jules, se le ve afectado, cuenta cuando se conocieron en Madonna de Campiglio. Luego pasa a la acción, con el rostro serio se lanza a criticar las medidas de seguridad de Suzuka. Recuerda que MotoGP abandonó aquellas instalaciones tras el fatal accidente de Daijiro Kato en 2003. No duda ni una milésima en asegurar que la carrera hay que pararla antes de que entre ninguna grúa en pista. Que sí, que hubo mala suerte, pero no hubiera ocurrido sin ese error humano.

Ha silenciado la sala. Lo hace cada vez que habla porque hace mucho tiempo que no tiene la necesidad de ser políticamente correcto, puede darse el placer de dar su opinión alto y claro. No son sólo los periodistas los que guardan silencio, los pilotos atienden como si estuvieran escuchando a un buen profesor en clase. Hay una diferencia sustancial entre él y el resto, y no me refiero al número de victorias. Existe una conexión especial, como si todos confiaran en él para que arregle cualquier desperfecto. Como el cabeza de familia. Como si Rossi fuera el defensor del motociclismo. Es difícil imaginarse la importancia que ha tenido este italiano en la historia de este deporte.


Originally published at www.motorpasionmoto.com.

Like what you read? Give Carlos Domínguez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.