Día 62/100, foto por Deschannel

De cómo llegar a las Olimpiadas es cuestión de las circunstancias y buena suerte

(Este post fue escrito días antes de las Olimpiadas)

En la mañana encontré un infográfico en Facebook sobre una chica estadounidense llamada Morolake Akinosun quien hace cinco años tuiteó que participaría en las Olimpiadas 2016. El día de hoy, Morolake tiene 22 años y forma parte del equipo corredores que irá a las olimpiadas. Su sueño se hizo realidad.

Al final la chica es citada diciendo: «Si tienes un sueño, quiero motivarte a que vayas tras él, no importa lo grande que sea, no importa cuántas personas te digan que es imposible. El sueño es tuyo, ve por él».

Lo que llamó mi atención fueron algunos de los comentarios que encontré bajo el infográfico:

  • «Éso sólo pasa en países del primer mundo… Aquí, hasta ahí llegó tu sueño… Solo en el aire.»
  • «Me molesta que siempre nos venden las historias de éxito como si todas fueran posibles. Como si todos pudiéramos llegar al mismo lugar donde llegaron las otras personas. La vida es mas de circunstancias.»
  • «A los que se les dan las cosas se les llama seres positivos, los cuales sólo se les dio un golpe de suerte… Este mundo está lleno de sueños rotos y cruda realidad, son muy pocas las historias rosa como estas.»

Me da tristeza leer algo así, personas aparentemente derrotadas diciendo que el mundo es de circunstancias, de buena suerte.

Me pregunto si las personas que se dieron el tiempo de escribir esos comentarios están haciendo lo mejor que pueden día con día. Me pregunto si son personas que al emprender cualquier actividad se dan o no por vencidas cuando se encuentran con el primer obstáculo.

Dudo que Morolake Akinosun haya tuiteado que participaría en las Olimpiadas de este año y después se haya sentado a jugar videojuegos y ver Netflix. Asumo que desde el día que fijó su meta se puso a trabajar inmediatamente y lo sigue haciendo en este preciso momento y quizá sólo vaya a descansar hasta que tenga una medalla en su cuello.

Todos queremos alcanzar nuestros sueños, pero sólo pocos están dispuestos a hacer lo que se requiere para alcanzarlos.


Este es el post número 62/100 de mi proyecto de creatividad. Si mis palabras te inspiraron o te fueron útiles, dale clic al corazón de abajo para que más gente pueda ver este post.