De la U a la Calle

Me da la impresión de que en todas las etapas de la vida siempre va a haber un: “Es que en ____ es diferente”

En el kínder, que la escuela. En la escuela, que el colegio. En el colegio, que la U. En la U, que la calle. Aún no tengo claro que me irá a decir la calle, seguro es “que cuando lo asciendan”.

Son incontables las clases en las que me hablaban de cuando estemos en la calle, todo va a ser diferente, inclusive en algún momento reí de mi simpático profesor que tiene en su LinkedIn: “atendió a la Universidad de la Calle”.

En aquel momento me hizo reír, pero ahora entiendo a la perfección. La calle es otro universo. Hay algunas cosas que hacen a la universidad particularmente diferente, con sus cosas buenas y cosas malas.

En la U si quiere uno va a clases. Cuando se levanta uno a clases a las 7:30 a.m. y dice “uuuugh… luego leo los apuntes” y decide seguir durmiendo. No más.

Como una cantidad sorprendente de veces en clases después del almuerzo.

Entonces le piden a uno un trabajo para dentro de un mes, y pues… a lo mejor uno decide empezarlo 3 días antes. No más.

No se entregan cosas a medias. Esos proyectos que uno decía “bueno, hace la mitad de lo que tiene que hacer”. No más.

Aquí no hay malas notas, ni trabajos mediocres, porque entonces no existe uno y buscan a alguien más.

Y eso es en realidad muy emocionante. Es hacer proyectos de principio a fin y verlos servir para algo real. Es muy frustrante a veces, porque hay que dar el 100% siempre y puede llegar a ser cansado. Pero pucha, cuando uno ve sus productos construidos, sus máquinas trabajando, sus sistemas siendo implementados, uno se da cuenta que ya uno es de verdad.

De pronto se da cuenta que esos cursos que pensó que no iba a usar nunca, realmente le enseñaron. Que aquel profe que lo hizo esforzarse más en esa clase que uno odiaba, en realidad tenía razón. Uno sale de la U sabiendo nada.

Es como saber leer, pero nunca haber leído un libro. La universidad te enseña a leer, pero en la calle están los libros, y es sólo con años de lectura que uno puede sentirse más y más completo.

Es molesto que en todos los trabajos te piden experiencia, pero pues… ¿si todos piden experiencia como entra uno sin ella? Pero es difícil juzgar, porque en apenas 6 meses de haber salido de mis clases, he aprendido más que en 6 años en la universidad.

Hoy me arrepiento de esos momentos que escogí no dar el todo en la U y jugármela por una nota para pasar y ya. Si usted está leyendo esto y sigue en la U, le aconsejo que dé siempre lo máximo, que aprenda todo lo que pueda, que se equivoque y queme mil cosas, ahora que no importa.

Posiblemente va a quemar otras cosas más adelante, pero entre más haga y más entienda y más aproveche en la U, un mejor profesional, un mejor ingeniero/ingeniera, un mejor ser humano contribuyendo a la sociedad va a ser.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Magaly Sandoval’s story.