Día 20/100, foto por Deschannel.

De vez en vez está bien decir lo que uno piensa, así, sin filtros

Hace unos días, una fotógrafa de la ciudad escribió en su Facebook:

«El problema de rodearte de —seguidores— que no tienen ni la menor idea del área a la que te dedicas, es que fácilmente serás alabado como un mesías».

¿Por qué menciono esto? Últimamente he visto a algunas personas en las redes sociales autoproclamarse fotógrafos o «artistas», y una vez que el «público» sabe que son personas importantes no dejarán de alabarlos y convertirse en fieles seguidores.

(Por un momento pensé en el tono que puede tener este texto, ¿se leerá agresivo? ¿Pasivo-agresivo? No tengo ni idea.)

Siendo sincero, ni yo mismo estoy seguro cuál es el conflicto con esa clase de personas y sus seguidores.

No sé qué tan objetivo sea mi comentario, ¿sabes? Siento que hay algunas personas que recurren a la fotografía para hacerse famosos, para tener likes, para ligarse a las chamacas.

Estas personas no están interesadas en crear fotografías para expresar alguna idea creciendo dentro de ellos, o para mostrarle al mundo su entorno mediante su particular punto de vista.

Sé que no debería haber ruido en mi cabeza por lo que haga o no el prójimo, pero el arte que estas personas crean no tiene alma, no sé si me explico, son imágenes sin vida, superficiales, tiesas, inorgánicas, y lo peor es que mal educan, y hacen pensar a su público que eso es buena fotografía.

Y yo mismo me pregunto: ¿quién soy yo para decir que una imagen es buena o no? Pero es lo que creo, y de vez en vez está bien decir lo que uno piensa, así, sin filtros.


Este es el post número 20/100 de mi proyecto de creatividad. Si mis palabras te inspiraron o te fueron útiles, te agradecería le des clic al corazón de abajo para que más gente pueda ver este post.