Dejemos de acumular información y comencemos a aprender juntos

Paseo furtivamente por mi feed de Facebook. Veo 4 artículos muy interesantes que me tomaré el tiempo de leer en su debido momento. Los guardo para después.

Abro mi Twitter y selecciono otros cinco links, a los cuales les pongo la etiqueta de favoritos en búsqueda de un momento de tranquilidad para ponerme al día. Los retuiteo.

¡Ya siento como voy aprendiendo de tanto link que voy guardando y compartiendo!

Mi YouTube dice que tengo 35 videos de TED que aún no he visto y Feedly amenaza con terminar nuestra relación si no marco como leídos más de 3 mil artículos que leeré apenas tenga un minuto. Hace dos semanas que no abro Instapaper ni Pocket.

Comienzo a asustarme por lo que comparto varios links que suenan interesantes a la espera de que el sólo hecho de leer sus títulos me hagan más inteligente.

Si hay alguna razón para encontrar la fórmula de la vida eterna, es sin duda para poder leer todos los links que tengo guardados.

Como soy un procrastinador por excelencia, tengo claro que nunca jamás en mi vida me pondré al día en todo esto. Por el otro lado me cuesta un mundo borrar todo lo acumulado, como si tuvieran un valor por el sólo hecho de estar ahí, en el cajón de mi consciencia.

El FOMO (Fear of Missing Out) de que me perderé LA gran noticia, post o video hacen que guarde y comparta compulsivamente cual quinceañera en Snapchat.

Somos millones

Bueno, millones es una exageración, pero a lo menos somos mil. Desarrollé un sistema para aprender de dichos contenidos que ha sido leído por más de mil personas y compartido muchísimas veces. Dejo el link acá por si quieren revisarlo, pero lean a continuación ya que tiene su lado feo. («Cómo deje de guardar artículos para nunca leer y organicé un sistema para aprender de ellos»)

Administrar y compartir información no es aprender

Estoy a la deriva, administrar toda esta información, por más que diseñemos un sistema perfecto, no es más que eso, administrar información. El proceso de aprendizaje es sencillo, pero no me di cuenta que el filtro para seleccionar qué aprender se iba a hacer tan inútil en tan poco tiempo. Estoy literalmente inundado por cosas que me llegan y que selecciono para leer, que el sólo hecho de avanzar en una me dejará más atrás en las 99 restantes.

Si un sistema al avanzar te hace retroceder entonces hay que evaluar los pilares sobre los cuales está construído dicho sistema.

Una nueva aproximación

Hoy todo esta disponible en todos lados y de manera gratuita o muy barata. ¿Quieres tomar un MBA en Stanford? Be my guest, ahí están disponibles de manera gratuita las clases dictadas por los mejores profesores del mundo en la materia. El problema no es de acceso, o mejor dicho, no es de falta de acceso, sino que de exceso de acceso y falta de criterio.

Cuando puedes aprender todo, en cualquier momento y lugar, el valor de dicho aprendizaje no pasa por «saber» cosas sino por internalizarlas en tu propia vida. Aprender es adoptar conocimientos, conectarlos con lo que ya sabes y con lo que haces, para que devuelta tengas nuevos conocimientos frescos, generados por ti. Aprender hoy implica crear, entregar valor de vuelta y expandir las fronteras del conocimiento de todos. Aprender hoy es un ejercicio social.

Si puedes buscar la respuesta a lo que necesitas saber en menos de 30 segundos en Google entonces lo que estás buscando no es digno de «aprender», sino que es un pedazo de información que sin contexto no sirve de nada. Lo importante es lo que sale de todo esto, el resultado de tu mente conectando ideas, pensamientos, recuerdos y, finalmente, creando nuevos conocimientos. Eso es algo que ni Google ni Facebook pueden hacer (aún).

Aprender a aprender

Ya me he extendido bastante en el diagnóstico, y creo es suficientemente importante como para ensayar nuevas metodologías. Conceptos clave como los filtros de información, relevancia de las fuentes e importancia de los datos son cosas que Facebook y Google trabajan día a día para dar más relevancia a tu feed, pero es finalmente responsabilidad tuya el tomar todo esto y darle un sentido. El foco aquí debe ir más allá de mejorar tu feed, a articular el cómo conectar los puntos entre tanta información, y darnos finalmente el tiempo y la pausa para pensar.

La prioridad del pensar por sobre el compartir. Ser relevante no es compartir más, es compartir mejor, construir valor y generar aprendizaje social.

Recibe este ‘post’ en tu ‘inbox’

Para quienes quieren recibir estos artículos directo en su inbox, agregaré una plataforma adicional de publicación que será vía e-mail. Para recibir estos posts en tu e-mail apenas salgan publicados, regístrate en este link. (Link para recibir los artículos en tu e-mail)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.