Ediciones en 2015, en España, de álbumes ilustrados «clásicos» (1)

Después de las selecciones que publiqué la semana pasada —de nuevas ediciones o ediciones en castellano de libros infantiles del pasado, una de relatos del XIX y principios del XX y otra de relatos de las décadas centrales del XX—, pongo esta semana otras dos de álbumes ilustrados.

Esta primera contiene dieciséis álbumes contenidos en once libros pues uno de ellos recopila seis historias del protagonista. En algunos casos estamos ante la primera edición, en España, de libros importantes; en otros son reediciones más cuidadas que las primeras que se publicaron hace tiempo; en otros son reediciones sin más.

1896. Juana de Arco, Louis-Maurice Boutet de Monvel. Álbum históricamente importante que narra la vida de Juana de Arco contada con sobriedad y ajustándose bien a los datos históricos conocidos. En el prólogo que la editorial me pidió hablo de las razones de su valor. Entre otras, que las ilustraciones —que recuerdan la pintura prerrafaelita y tienen algo de renacentistas— son de una categoría excepcional, y que su autor estudió cuidadosamente la forma de que las dificultades técnicas de la impresión en color, propias de la época, no les restaran calidad. La edición de Thule, además, es magnífica.

1931–1941. Babar: todas las historias, Jean de Brunhoff. Seis álbumes del personaje —Historia de Babar el elefantito, El viaje de Babar, El Rey Babar, Las vacaciones de Céfiro, Babar en familia, Babar y Papá Noel—, que pasa de ser un elefantito a ser rey de los animales y padre de familia, reunidos en un único volumen. Jean de Brunhoff es un notable antecesor de los autores de álbumes ilustrados, pues es el primero que concibe un cuento dando primacía a unas ilustraciones amplias que ocupan casi toda la página, y que van acompañadas de textos medidos y breves, en presente, con lo que consigue introducir al lector en la narración con más facilidad. Es también el primer autor que aborda ideas «políticas» en un cuento para niños, pues trata cuestiones como el gobierno, la convivencia entre los pueblos, la guerra y la paz.

1956. Los árboles son hermosos, Marc Simont y Janice May Udry. Con dobles páginas alternas, unas en color y otras en blanco y negro, como era obligado en la época, el texto es un canto a la belleza y al valor de los árboles, pero redactado como si la voz narrativa fuera la de unos niños que viven entre árboles y hablan sobre ellos. Las ilustraciones ocupan casi siempre las dobles páginas completas y son dibujos acuarelados tan buenos como se puede esperar de un maestro como Simont.

1957–1968. Osito, Papá oso vuelve a casa, La visita de Osito, La amiga de Osito, Un beso para Osito, Elme Homelund Minarik y Maurice Sendak. Cada uno de los cinco álbumes contiene varias pequeñas historias, normalmente cuatro, que van unidas entre sí, y que tratan sobre acontecimientos familiares menudos. Textos e ilustraciones conjuntamente hacen que los personajes de Osito y su madre, queden bien perfilados, contra lo que se podría esperar tanto de la sencillez del lenguaje y de la sintaxis como de la simplicidad de las anécdotas que se cuentan.

1957–1960. El gato garabato, Huevos verdes con jamón, Un pez dos peces pez rojo pez azul, Dr. Seuss. Justo a la vez que el primer libro de Osito, que comenzó la colección para primeros lectores I Can Read, de la editorial Harper and Row, con El gato garabato empezó la colección Begginer Books, de Random House, ambas muy importantes en la historia de la LIJ. Aunque, ciertamente, la traducción de los libros del Dr. Seuss no puede conservar la gracia y la calidad de su poesía humorística, estas ediciones españolas son buenos intentos cuya edición merece ser conocida. En el primero el protagonista es un gato estrafalario, en el segundo lo es un insistente tipo llamado Soy Simón (Sam-am-I), y en el tercero hay seres de toda clase.