El cálculo del coste por hora: o cómo ejercer de superviviente en el mundo del autónomo

A menudo me veo en el siempre agradable compromiso de acudir la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la EASD Gran Canaria a hablar de mi trabajo, por invitación de los centros. La primera pregunta por parte de los alumnos suele ser siempre la misma: ¿cuánto cobro por XXX trabajo? Mi respuesta es siempre la misma: depende de tu coste por hora.


Ejercer una labor profesional en el ámbito del diseño, como decía en la entrada anterior de este blog, la entiendo como un ejercicio de equilibrio entre la gestión del talento, cada uno en su materia, y de un adecuado conocimiento de materia de gestión.

El cálculo del cobro por la ejecución de un trabajo suele ser una de las primeras dudas que todos nos planteamos. Pero rara vez nos preocupamos de conocer lo que nos cuesta trabajar, y se me antoja fundamental conocer dicho cálculo para comenzar a sentar los pilares del beneficio en nuestra labor.

Por ejemplo: puede darse el caso de que por un trabajo en el que tardemos 10 horas cobremos 500 euros, cuando ese trabajo nos genera un coste de 600. Estaríamos perdiendo, al menos, 100€. En internet encuentras diversas calculadoras que se basan en estimaciones geográficas de tu trabajo, y no me parecen mal. No obstante, creo que un primer cálculo de tus costes fijos puede darte una pista de cuánto cobrar como mínimo para no perder dinero y es la herramienta más efectiva en el día a día.

Siempre está el iluminado entre el público que pide el «tarifario de diseño», y siempre está la misma respuesta: existe jurisprudencia en España, país en el que vivo, que penaliza dichos tarifarios. La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) resolvió multas contra las asociaciones de diseño AGA (Asturias) y ACDV (Valencia). Si bien un juez redujo la multa a la ACDV.

Un día me decidí a hacer una sencilla hoja de cálculo para ayudar a quienes me preguntaban cómo calcular dicho coste por hora con una simple solución aritmética. Evidentemente no es perfecta, y es ampliamente mejorable, pero a mí me ayuda a validar en pocos minutos un precio mínimo por hora cada X meses. Una revisión de los costes fijos a tener en cuenta.

En mi disciplina cada trabajo tiene costes únicos implícitos que esta hoja no calcula. Y, evidentemente, tienes que tenerlos en cuenta: subcontrataciones, horas de reunión, etc… Además, cada año de experiencia deberías incrementar un porcentaje que equilibre la cuenta: teóricamente un profesional con 5 años de experiencia tendrá más conocimientos y empleará menos tiempo en desarrollar una tarea.

¿Quieres probarla? Puedes descargarla gratuitamente en formato de hoja de cálculo Excel en este enlace.

Lo dicho: no es la herramienta perfecta, pero puede ser una buena ayuda para empezar. ¿Qué opinas?