El mago de Washington y sus Umpa Lumpas

Colgando en cada acción y palabra de Trump, nos hemos hecho ciegos en olvidar de los hombres detrás de la cortina…

Note: This article is also available in English. Click the article below. (¿No cachas nada de inglés? ¡Sigue leyendo este artículo entonces!)

Uno de muchos y no uno solo

En cualquier lugar es lo mismo: ¡Trump, Trump, Trump! Desde un país bastante lejos les puedo contar que las noticias son iguales. ¿Qué hizo Trump hoy? ¿Qué tiene planificado Trump para el día de mañana? Y ¿puedes oler lo que el Trump está cocinando? (Lo siento mucho, Dwayne Johnson).

¿No es suficientemente inflada la cabeza de Donald Trump sin que todos andan hablando de él cada minuto del puto día, como si fuera la única cosa de interés en todo el globo?

Ahora, no me entiendes mal. No quiero decir que los cambios que propone (y hace) son de poco importancia o que no merece mucha atención de la prensa (porque sabemos que la prensa jamás obsesiona con algo, ¿cierto?).


No prestes atención al hombre detrás de la cortina

Es muy fácil enfocarse en Trump. Es un blanco enorme (se refiere a ser una meta, aunque otra significativo se podría aplicar aquí…). Parece ser de un tamaño mítico. Ha sido un nombre común en los labios de la gente por décadas. Fácil de reconocer. Como el Mago de Oz. Y, tal como aquel mago maravilloso, parece ser grande y poderoso, aunque a la vez existe una sugerencia de que quizás sea simplemente… mortal, una persona cualquiera usando trucos de humo y espejos, escondida detrás de la cortina, distorsionando su tamaño e importancia real.

En El mago de Oz, era fácil ver la Bruja Malvada, pero los monos volantes hicieron todo el trabajo sucio. Nadie parece acordarse de ellos, o darles su crédito (o culpa) merecido.

Los minion (salvo estas criaturas espléndidas) nunca reciben amor. Y piensa en otro favorito de la infancia: Willy Wonka y la fábrica de chocolate. De la historia, todos recuerdan a Wonka. Era «el hombre». El que movía montañas (tanto en las versiones de Gene Wilder como en la de Johnny Depp).

Pero, como la Bruja Malvada y sus monitos, hemos sido hipnotizados por las declaraciones escandalosas de Trump. Y tal como Dorothy y sus amigos, hemos caído víctimas del humo y los espejos del grande y poderoso Oz.

Lo que hemos olvidado, de lo que hemos descuidado, de lo que no hemos tomado responsabilidad, son los hombres detrás de la cortina.

¿Quién? Los Umpa Lumpas, amigo mío.

Créditos de la imagen: Drink Swap, http://www.drinkswap.com/oompa-loompa.htm

El factor invisible de los Umpa Lumpas

¿Qué? ¿Umpa Lumpas? ¿Quiénes son? ¿Y qué tienen que ver con la telenovela que es la política de Donald Trump?

Los Umpa Lumpas eran los personajes diminutos que trabajaban con Willy Wonka en su fábrica de chocolate. Eran (aparentemente) felices, pero sin duda alguna, completamente subordinados a los deseos de Wonka.

Imagino que son la verdadera fuerza de aquella fábrica. Tal vez Willy era nada más que un títere, puesto allá porque le convenía a los Umpa Lumpas. Pero, por mi parte, no queda duda quien realmente manejaba los asuntos del negocio de cacao.

¿Qué haría la fábrica sin los Umpa Lumpas?

Ahora sigue un poco más allá: ¿Dónde estarían el sinfín de decisiones unilaterales que ha hecho Trump sin el Congreso Republicano que acecha tras él? ¿Cuánto más difícil sería para él poner en marcha sus decretos controvertidos si una (o ambas) cámaras del gobierno estuvieran en manos del otro lado del pasillo?


Sería un argumento justo decir que la mayoría de los estadounidenses (porque los Estados Unidos solos no son únicamente «América» y debe dejar de referirse así) no votaron por Trump. También uno podría plantear que el Colegio electoral de los EUA está roto (que sería por casualidad cierto).

Pero… ¿Quién tomó el tiempo de educarse (o preocuparse) de quienes son los que realmente tienen el poder y control?

Casi todo que vemos en la TV (que en sí es un problema para otro artículo) es el Mago de Trump. Pero no olviden de los Umpa Lumpas detrás de su cortina…


¡Muchas gracias por tomar el tiempo de leer esto! Si te gustó, por favor, ¡pincha en el corazón allá para que más gente vea y disfrute de esto! ¿Quieres saber más de mi? Visita a mi sitio web o Imaginalgo —mi presencia digital para el diseño. (Also in English!)