El mundo está jodidamente loco

Explorando los pasillos del 9 al 13 de mi supermercado local.

Anoche, antes de cenar, fui a comprar algo de leche y pan al supermercado.

El pan está en la trasera del pasillo 14 y la cola más corta estaba delante del pasillo 8.

Durante el trayecto desde el pan hasta la caja, vi algo que me resultó realmente difícil de procesar.


Hoy en día, hay miles de estudios que ponen en relieve el espantoso estado de nuestra salud colectiva. Para simplificarlo, voy a aplicar las estadísticas a un grupo de 100 personas. Así es como se ve el mundo en 2013.

Nadie está lo suficientemente activo.

[Gris] No realizó el suficiente ejercicio la semana pasada.

[Azul] Realizó el ejercicio necesario la semana pasada.

La mayoría de las personas no tiene un peso saludable.

[Gris] Obesidad / Sobrepeso.

[Azul] Peso saludable.

En el blog Sessions [ENG], vemos cada día el efecto que todo esto tiene sobre la gente: emocional, física, espiritual y financieramente.

Hablando sin tapujos, estamos en un estado de emergencia.

Nos enfrentamos a un histórico reto de salud sin precedentes.

Y ahora.

Este es mi supermercado local.

Pasillo 13.

¡Gane una visita a una Leyenda del Rugby!

Pasillo 12.

¡Vive un poco!

Pasillo 11.

¡Más para ganar una visita a una Leyenda del Rugby!

Pasillo 10.

¡Una feria de piruletas!

Pasillo 9.

Glup.

En la caja.

¡¡Cherry Ripe «rebajado»!!

Si me dijeras, ve y diseña la tienda de la diabetes, solo te tendría que llevar al supermecado.

Pero se vuelve aún peor.

Porque después de haberte bombardeado con refrescos grandes, chocolatinas enormes, patatas chip, piruletas, refrescos pequeños y chocolatinas pequeñas, ¿te imaginas qué otra cosa puedes comprar?

¡Demasiado sexy para importarme!

¡Correcto! Una revista sobre personas que apenas tienen sobrepeso.

Pero. Por si no fuera suficiente, ¿qué te parece esto otro?

¡Oh, Dios Mío! (OMG!)

No solo cuerpos con un ligero sobrepeso… ¡Sino cuerpos estrafalarios!

Pero, no te preocupes.

En la revistas de moda no todo son titulares escandalosos. También podemos encontrar algunos enfoques más serios...

Para quienes buscan una lectura algo más educativa, ¿por qué no optar por Diabetic Living (Vivir con diabetes)?

¡Sin remordimientos!

Exacto, ¡la mejor compra que puedes hacer tras chutarte un refresco grande, una chocolatina enorme, patatas chip, piruletas, un refresco pequeño y una chocolatina pequeña es una revista sobre diabetes!

¿O qué te parece una revista sobre salud preventiva?

¡Sin remordimientos!

Mientras te tomas alguna chocolatina Wonka, un paquete de Smiths BBQ y una vaso de Sunkist antes de la cena, puedes leer sobre:

  • Reducir la grasa localizada.
  • Comidas para un abdomen firme.
  • Amar tu mitad inferior.
  • ¡Reducir el envejecimiento de tu corazón!
La única foto que no pude hacer, era la más triste.

Era la cajera adolescente. Ni si quiera era una adulta y ya estaba muy cerca de la obesidad.

¿Qué esperanza tiene de cambiar las pautas que ya sigue?

¿Qué esperanza tienen su corazón, su hígado, su sistema nervioso de estar ALGUNA VEZ sanos?

¿1 entre 100? ¿Entre 1000?

¿Y hasta qué punto somos todos cómplices?

Los consumidores son culpables por comprar estos productos. La compañías alimenticias siguen produciéndolos. Los publicistas hacen todo lo posible para que se vendan. Los negocios televisivos, de radio, prensa e Internet los promocionan a través de sus anuncios. Los supermercados intentan que llenemos nuestros carros con ellos. Los gobiernos se niegan a regularlos.

Imagina que el 65% de la población tiene problemas con el juego y permitimos que los bancos pongan máquinas tragaperras en los cajeros.

En un momento en el que hacemos frente a una crisis de salud sin precedentes, ¿cómo es posible que aceptemos un mundo en el que existen lugares en los que, al mismo tiempo que nos invitan a provocarnos diabetes y obesidad, nos venden revistas para ayudarnos a luchar contra estas enfermedades?

Este es uno de esos momentos de la historia en el que las generaciones futuras mirarán hacia atrás con vergüenza, enfado y absoluta, absoluta perplejidad.

Actualización: 21:30, 25 de agosto — Este artículo está a punto de alcanzar el millón de visitas y la acogida que ha tenido me ha dejado flipando. He recibido cientos de correos, tuits y comentarios y, en pos de la claridad, he intentado recopilarlos en un artículo que puedes leer en el blog Sessions [ENG].