Enamórate de una mujer difícil

Enamórate de una mujer difícil, de esas que son un enigma. Una mujer que oculte una historia detrás de una sonrisa; que haga que te quiebres la cabeza, que te saque de tus casillas, que te desespere y te demuestre que no siempre tienes la razón. Aunque la tengas.

Enamórate de una mujer inteligente y resiliente. Una que cautive a los que la miran, que siempre se encuentre casualmente bien vestida. Enamórate de sus conversaciones y de lo mucho que aprendes cada momento que la escuchas.

Enamórate de sus defectos, de las heridas y la desnudez de su cuerpo y de su alma; para que cada vez que tus manos recorran su piel descubras un nuevo acertijo. Tatúa con un beso sus miedos, para que nunca vuelva a sentirse vulnerable. Enamórate de sus ideales, de sus sueños, de sus metas, para que puedas encontrar los tuyos, y te des cuenta que siempre han coincidido.

Enamórate de una mujer hermosa, cuyos labios inviten a descubrir qué se esconde detrás del rojo intenso. Que su aroma te erice la piel y todos tus poros transpiren su nombre. Una que te abrace sin razón aparente, que te mire con sus grandes ojos y veas una ilusión de inocencia momentánea. Una mujer que te haga sentir el hombre más afortunado del mundo.

Enamórate de una mujer a la que extrañes en el momento en que la pierdes de vista. Que haga que muerdas tu almohada cuando te encuentras solo, abrazando al fantasma de su ausencia momentánea. Una que comparta tus perversas perversiones, y que cada que la mires sientas un retortijón en el estómago, lleno de mariposas o murciélagos, dependiendo la ocasión.

Enamórate de una mujer que juega a las muñecas toda la tarde con los niños. Que puede ver Aladdín diez veces y no aburrirse. Una que coma más que tú y te robe un conejo de chocolate. A quien no le importe el lugar, sino el momento. Alguien que te inspire, que te motive, que te quiera.

Enamórate de una mujer difícil y siente como poco a poco te das cuenta que la vida puede ser mucho más simple de lo que piensas. Mucho más intensa. Mucho más feliz.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.