«Es que no soy fotogénica, pero como quieras»

[Día 106/200 Isa]

Cuando le pedí permiso a Isa para hacerle un retrato me dijo: «Es que no soy fotogénica, pero como quieras».

Le pasó el cigarro recién encendido a quien creo era su papá, se acomodó un poco el cabello y dejó su bolsa a un lado.

Saqué varias fotos desde distintos ángulos sin dar indicación alguna mientras Isa veía directamente al lente.

Después de hacer las fotos, me senté a su lado y le mostré una imagen en la pantalla de mi cámara, a lo que respondió: «¿Ves? Te dije que no era fotogénica».

«Yo creo que te ves muy bien», le dije. Ella sólo se encogió de hombros.


¿Qué tanto de la percepción que tenemos de nuestra persona es propia y qué tanto ha sido implantada por la sociedad?

¿Qué tanto nos hacen daño los estereotipos actuales de belleza? ¿Cómo afectan nuestra autoestima y nuestra percepción de valía personal?

Por otro lado, ¿me habrá creído cuando le dije que desde mi punto de vista lucía muy bien? Lo más seguro es que haya pensando que sólo estaba siendo amable, ¿pero por qué?

¿Por qué es difícil recibir cumplidos? ¿Por qué tendemos a minimizar nuestras fortalezas al mismo tiempo que resaltamos alguno de nuestros defectos?

Sólo somos almas.


Este es el post número 106/200 de la segunda parte de mi proyecto de creatividad. Si mis palabras te inspiraron o te fueron útiles, dale clic al corazón de abajo para que más gente pueda ver este post.